sábado, diciembre 31, 2011

Arequipa - Peru

Arequipa

De Paracas volvimos a Lima en autobus (el bus se retrasó como una hora y pico, pero ya nos estábamos acostumbrando a los retrasos habituales en los transportes peruanos) y de Lima al día siguiente por la mañana salimos en vuelo hacia Arequipa. Lo primero que hay que hacer al bajar del avión en Arequipa es mirar hacia el lado contrario del aeropuerto (aunque tengamos que dirigirnos hacia allí). En frente del aeropuerto, y con las pistas libres de aviones, tenemos casi al alcance las manos los volcanes de la región, después de recorrer Arequipa descubriremos que son una vista habitual desde cualquier rincón de la ciudad, pero ninguna resulta tan cercana como desde la pista del aeropuerto. También me resulto curioso que el nombre de la zona de equipajes se llamaba “recojo de equipaje” y en el aeropuerto de Trujillo se llamaba de otra forma diferente. Nada más llegar a nuestro hotel dejamos las cosas en el palomar (nuestra habitación era un antiguo palomar) y marchamos para ver la ciudad. La visita más espectacular de todas es ver la ciudad desde uno de sus miradores. Uno no puede perderse la imagen de postal que se puede obtener de los campos de cultivo verdes del Valle de Arequipa, rodeado de cadenas montañosas, atravesado por el río Chili de color blanquecino y con el fondo grisáceos de los tres grandes volcanes: el misti, el chachani, y el pichu pichu. Luego el barrio más alto de la ciudad nos ofrece un hermoso mirador con vista a los volcanes, calles de paredes blancas, macetas con flores coloridas, y arcos de piedra grisácea. Es como si pasearas por unas calles de cualquier pueblo andaluz, pero con los volcanes siempre presentes. También la ciudad tiene varias iglesias y conventos, el de Santa Catalina es grande como una ciudad y todo son casitas y calles con nombres de ciudades españolas, con las paredes de vividos colores, jardincillos, y pinturas al fresco en los muros. Por la noche había un recital de piano gratuito al que asistimos durante un rato, así visitamos tanto el convento como la ciudad de Arequipa de noche. La plaza de armas reluce con las farolas de sus porches durante la noche, pero de día también presenta una hermosa postal, con sus arcos de piedra grisácea, y la catedral, que también tiene arcos y torres impresionantes. La visitamos por dentro pero es más bonita, para mi opinión, por fuera. Curiosamente nos parecieron más bonitas las iglesias por dentro que las catedrales, porque conservan las pinturas coloniales de forma que las paredes son todo imágenes coloridas de animales de la selva y frutas tropicales como las de la iglesia de la Compañía de Jesús. Luego, una cosa curiosa es que la plaza de armas de Arequipa está repleta de palomas, algo que no había visto hasta entonces en Perú. Y la piedra grisácea que es habitual en cada edificio (por fuera todos ellos muy elaborados) es de origen volcánico, típico de ahí, pero no recuerdo el nombre. Creo que a Arequipa la llaman la ciudad blanca por la tonalidad blanquecina-grisácea de sus casas.

Visita: Noviembre 2011

Mis imagenes: aqui
(una parte pendientes)


Informacion para viajar: aqui

miércoles, diciembre 28, 2011

Reserva Natural de Paracas - Peru

Reserva Natural de Paracas

Cuando llegamos a Paracas nos ofrecieron un sinfín de excursiones, las que más había escuchado eran sandboard en el desierto, islas ballestas, reserva nacional de Paracas y sobrevuelo a las líneas de Nazca. Nosotras cogimos solo las tres últimas. Así que después de las islas ballestas nos tocaba visitar la reserva nacional de Paracas. Tuvimos solo una media hora o así desde que acabamos una excursión hasta que comenzó la otra, pero un paseo por el pueblo para hacer algunas compras de última hora nos descubrió un autobús muy típico. Lo primero que visitamos en la excursión por la península de Paracas fueron los fósiles que cubren la tierra, el guía nos dijo que podíamos coger los fósiles que no estaba prohibido, pero luego tuvo que decir que dejáramos algo para los demás turistas porque nos emocionamos con eso de buscar el fósil mejor conservado y tomarlo. Si uno levantaba la vista del suelo y de los cientos de fósiles marinos que había podíamos ver las dunas del desierto de diversos colores: rojo, gris, naranja. Este paisaje me recordaba al desierto Pintado en EE.UU. por la combinación de colore que teñían sus montañas y la arena. Si uno se fijaba bien era también sencillo encontrar mucha sal en el camino, a parte de fósiles, y la carretera pro la que iba el coche era toda de sal, se podía ver el brillo de los cristales de sal bajo el sol. Luego con el coche fuimos atravesando el desierto de Paracas hasta llegar a un mirador natural con vistas del mar azul de Paracas y algunas formaciones rocosas como la conocida “catedral”, antes de que hubiera un terremoto (no recuerdo el año) cuando uno miraba hacia el mar tenía la vista de una formación con forma de cúpula de una catedral, de ahí el nombre, pero como la tierra es arenisca se destruye con facilidad, y un temblor acabó derrumbando la cúpula. Pero desde el mirador se pueden ver los acantilados anaranjados (por el tipo de tierra, que no es roca dura) y el océano. Luego nos acercamos a una playa donde yacen los esqueletos de algunos animales, tales como ballenas, lobos, pingüinos, aunque nosotras solo vimos de un lobo marino había varios dientes de animales marinos y muchos minerales y bonitas piedras que también se podían coger. La playa tiene buenas vistas: el mar enfrente, atrás las montañas de arena de colores, a un lado los acantilados. Una vez que nos cansamos de recorrer la laya en busca de pequeños tesoros fuimos a subir una de las montañas de arena para formar nuestra pirámide de piedras, que sirven para pedir un deseo (no recuerdo como las llaman ellos) y obtener unas magníficas vistas de la playa, las arenas de desierto y los acantilados y el océano a lo lejos, brillantes como una postal panorámica. Y finalmente visitamos la hermosa playa de Lagunillas, de un tono rojizo oscuro como las de las islas Canarias (si mi memoria no me falla) y es que esa zona también es una zona volcánica, por eso la combinación de colores del desierto y de algunas playas.

Visita: Noviembre 2011

Mis imagenes: aqui

Informacion para viajar: aqui

Arequipa



Chivay






Cañon del Colca














Camino a puno - El altiplano





Isla Taquile













martes, diciembre 27, 2011

Islas Ballestas - Perú

Islas Ballestas

Al siguiente día de llegar a Paracas nos levantamos pronto para salir con destino a las islas ballestas. Según había leído por internet todas las excursiones salen a la misma hora, sobre las ocho de la mañana. Salimos de uno de los muelles que habíamos visto por la tarde en nuestro paseo, en la lancha íbamos nosotras con alemanes (había bastante turista alemán) y nos aprovisionamos con los chalecos y los gorros impermeables porque habíamos leído que es habitual que los pájaros se te caguen encima. Y así fue. A las primeras a las que les cayó el regalito del cielo fue a nosotras tres, menos más que íbamos bien cubiertas y el impermeable se limpia bien. Antes de ir a las islas ballestas nos acercamos a la costa donde se encuentra la figura del Candelabro, que es un trazado en forma de candelabro o tridente sobre la falda de una montaña de arena. Esta figura está formada de diferente manera a la de las líneas de nazca por lo que nuestro guía no cree que fuera hecha por la misma cultura nazca. El día era gris y parecía que no íbamos a poder verla, pero se pudo visualizar sin problemas, y después de ver esta famosa figura fuimos en dirección a las islas ballestas, antes parando cerca de los barcos pesqueros, donde se arremolinaban cientos de pelicanos en busca de alimento, y algún león marino andaba libre por ahí escondiéndose de vez en cuando bajo el agua. Mientras nos dirigíamos hacia las islas bandadas de pájaros surcaban el océano tanto a nuestra derecha como a la izquierda, casi en paralelo a nuestra velocidad y tan cerca que se podía ver como planeaban o extendián sus patas para rozar el agua. De lejos se puede ver que las islas ballestas estan formadas por diversos arcos (como los de una ballesta), y de ahí viene el nombre de la isla. Una vez en las islas el piloto paro el motor y pudimos ver de cerca a los lobos/leones marinos (que no focas que unos tienen oído interno y otros externo) y las diferentes aves como pequeños pingüinos, pelicanos, gallináceos, etc (no recuerdo los nombres de todas las aves que pudimos ver). También vimos los arcos y playas de las rocosas islas, una de ellas estaba plagada de lobos marinos hembra, que cuando están embarazadas van a ahí a dar a luz. También se veían algunos animales marinos como las estrellas de mar, los caracoles marinos, los cangrejos y otro tipo de bichos. Luego vimos de lejos la fábrica de guano, que las aves producen en gran cantidad, y que es un valioso combustible. Aunque uno no sea muy fanático de los animales el viaje merece la pena porque es un paisaje muy hermoso y estar tan cerca de los animales, libres en su medio ambiente, da una sensación de viaje de aventura no comparable a otras experiencias.

Visita: Noviembre 2011

Mis imagenes: aqui

Informacion para viajar: aqui

lunes, diciembre 26, 2011

Proximos viajes 2012

Como una tiene que pedir las vacaciones del 2012 en noviemrbe para que en enero se las concedan aqui van los futuros viajes que (si no hay ningun imprevisto climatico o laboral) se llevaran a fin en el 2012.

- Julio: Groenlandia

- Septiembre: Suiza (que por cierto el 2012 es el año del agua en Suiza)

A medida que vayan confirmandome vacaciones os iré informando que temas podeis encontrar.

Concurso 20blogss

Solo comentar que el blog participa en en los premios 20blogs.

A partir del día 23 de diciembre se ha puesto en marcha el concurso y se pueden votar todos los blog.

http://lablogoteca.20minutos.es/destinos-errantes-22109/0/

Si alguien quiere votar al blog en la seccion de viajes aqui sería:
http://lablogoteca.20minutos.es/destinos-errantes-22109/0/

Pero ya sabeis que lo que más me interesa es que os guste lo que escribo, las fotos que pongo y sobre todo que cuando cuelgo información de interés os sirva de utilidad. (Tengo pendiente la informacion de Perú pero en enero os la cuelgo seguro)

Lineas de Nazca y Palpa - Perú

Lineas de Nazca

Nada más llegar a Paracas, como comentaba antes, salimos con destinos al aeropuerto para sobrevolar las líneas de Nazca. Estas famosas líneas se pueden sobrevolar desde tres sitios; Nazca, Pisco e Ica. Nosotras saldríamos del aeropuerto de Pisco y hasta ahí fuimos en coche, el recorrido deja ver todo un desierto alrededor de la costa. Antes de tomar la avioneta el guía nos explico qué líneas podíamos ver, y algo sobre ellas. Las hicieron la cultura nazca quitando piedrecitas del suelo, por eso su forma se puede ver desde el cielo porque la tierra tiene el hueco marcado. Hay figuras geométricas y otras de animales, la mayoría animales relacionados con el agua, que teniendo en cuenta que esta zona es muy seca serían sus dioses para atraer el agua. Se sabe como se hizo, por ejemplo, la cola de las líneas que representan al mono, pero no se sabe mucho sobre esta cultura peruana. Después de las explicaciones nos pesaron, como pasa cuando tienes que subir a un helicóptero. Luego cogimos la avioneta y tuvimos una media hora de ida hasta las primeras líneas, y luego una media hora de vuelta que es el camino que hay de Pisco hasta las líneas de Nazca, en este camino se puede ver la costa y el océano, los pueblecitos entre el desierto, como oasis en el desierto, los pozos de agua, y hasta las casas y bodegas de Ica. Luego, después de ver las ciudades (oasis en el desierto de montañas) nos acercamos a las líneas de Nazca, primero se ven las figuras geométricas como son las figuras trapezoidales que se ven mucho mejor definidas que las de los animales. Después viene la primera figura animal que es la ballena. Para poder observar cada figura el piloto daba vueltas y acrobacias en el aire, razón por la cual dos de las pasajeras se marearon, y entre las piruetas y el mareo de las otras casi me mareo yo. Sobre todo cuando llegamos al colibrí, que daba tantas piruetas que casi tocabas al colibrí con las manos. Pero después de la ballena vimos el Astronauta que se encuentra sobre una pequeña montaña de color rojizo y no sobre el desierto como el resto. Luego viene la figura del mono, y la figura del perro. Después llega el colibrí donde el piloto se divirtió dando vuelta y vueltas, subiendo y bajando, ni que lo hiciera a posta para ver si alguno nos mareábamos. Porque el colibrí se veía suficientemente bien, como para no dar tanto requiebro. Después llega la araña, y acercándonos a la Panamericana se ve la torre de observación de María (no recuerdo el apellido), una estudiosa alemana de las líneas de Nazca. La carretera parte una figura en dos partes, y las que mejor se ven son la figura del árbol y de las manos. Luego viene el papagayo, el alcatraz, y si hacia buen tiempo nos acercaríamos a las líneas de Palpa, y como por suerte hizo buen tiempo vimos el colibrí Palpa y la estrella. Al final unas dos horitas de vuelo y una visita completísimas a las líneas.

Visita: Noviembre 2011

Mis imagenes: aqui

Informacion para viajar: aqui

sábado, diciembre 24, 2011

Paracas - Perú

Paracas

Nos alojamos en un hotel cerca del océano, que desde el balcón de la habitación de podía ver. La carretera era toda de tierra, y es que el asfalto brilla por su ausencia. El pueblo de Paracas no es muy grande, un paseo junto al océano con todo tiendas y restaurantes, y sobre todo muchos mercadillos. Tampoco tuvimos mucho tiempo para disfrutarlo, nada más llegar a Paracas fuimos de la estación de autobuses al hotel, y nada más dejar las cosas en el hotel salimos hacia el aeropuerto para tomar el vuelo en avioneta para ver las líneas de Nazca y Palpa. A la vuelta a Paracas seguimos el paseo marítimo, donde están los hoteles de lujo, y las casas y muelles privados. Por ahí se puede pasear hasta las seis de la tarde que cortan el acceso. Nos encontramos a algunos turistas italianos que, como nosotras, estaban paseando y admirando las casas de los ricos (por el lujo que tenían y porque estaban en primerisima línea de oceano), además de mirar el océano y sus barcas. Cuando las olas empezaron a mojar el paseo, y posiblemente a nosotras si no nos movíamos, decidimos volver. Puedo decir que lo mejor de Paracas fue el anochecer sobre el océano (aunque no pude ver mucho más del lugar).

Visita: Noviembre 2011

Mis imagenes: Pendientes

Informacion para viajar: aqui

viernes, diciembre 23, 2011

Camino a Paracas - Peru

Camino a Paracas

De Trujillo viajamos en avión a Lima, que era como nuestro centro de operaciones. Y de Lima fuimos a Paracas en autobús. Omitiré todos los retrasos producidos en los transportes durante nuestro viaje a Perú, solo decir que ni un solo avión salió a su hora, empezando por el vuelo de Trujillo a Lima, que se retraso unas cuantas horas (de las siete de la mañana hasta las dos de la tarde o algo así) del aeropuerto de Trujillo solo salía una avioneta para Lima, y ni un solo avión en el aeropuerto, había que esperar a que llegará el avión, por eso se retrasaba la salida, porque no había avión con el que volar. Pero dejando los retrasos de los vuelos a parte, de Lima a Paracas salimos en bus, en una compañía en la que por lo que vi íbamos todo turistas. En realidad los buses habituales dejan bastante que desear, ni siquiera tienen paradas fijas. Nosotras fuimos con la Cruz del Sur, que como digo estaba plagado de turistas, y teníamos que estar antes en la estación de autobuses para pesar y facturar la maleta (como en los aeropuertos) y pasar control de pasaporte y detector de metales. Eso sí, el autobús tenía servicio gratis de desayuno y bebidas, amplias plazas, manta, almohadas, revistas pero se retraso en su llegada, y aún se retrasó más a la vuelta, y la estación de autobuses en Paracas es una casita de ¿bambú?, una casita de madera en medio de un desierto de arena con unos cuantos perros con pulgas (que hablando de eso había unas chicas españolas que no sé cómo iban por ahí por su cuenta, que el perro se rascaba y nostras huíamos de él y las otras chicas lo acariciaban y decían “pobrecito, no me extraña que le pique si tiene como hormiguitas negras” ¿alguien se imagina a esas viajando por ahí por su cuenta? luego que pasan cosas a los viajeros, si es que con semejante inteligencia suelta…). Camino a Paracas pude ver toda la pobreza del Perú, con esos tenderetes, esas calles, esas casas, y lo demás era desierto y playa, la carretera pasa cercano al océano y las imágenes de las rocas y la playa junto al desierto eran un espectáculo interesante, en la ida, pero a la vuelta se me hizo más aburrido ver lo mismo durante tantas horas, aun así miraba de vez en cuando por la ventanilla, en una de esas vi a un coche yendo a trompicones y entendí porque teníamos un detector de metales al subir al autobús. Y es que el copiloto estaba apuntando con una pistola al conductor del coche que iba trompicones. Adelantamos en dos ocasiones al coche así que seguro que no lo vi mal.

Visita: Noviembre 2011

Mis imagenes: Pendientes

Informacion para viajar: aqui

jueves, diciembre 22, 2011

Chan Chan - Peru

Chan Chan

Chan Chan es una ciudad precolombina de adobe de la cultura chimú, como la huaca del arco iris toda la decoración tiene gran tipo de detalle en hermosos relieves geométricos y de animales hecho todo en adobe, ese material tan frágil y que en cambio ha resistido tantos siglos en pie. Chan Chan es un gran recinto que parece un desierto desde la carretera, está formado por 9 ciudadelas amuralladas y la entrada a una de ellas me recordó a Egipto. Sé que me repito nuevamente pero el tamaño inmenso de los muros y la estructura de la ciudadela recuerdan a los edificios de los antiguos egipcios. En algunas zonas de la ciudad del aire soplaba con fuerza, por lo que nuevamente extraña la resistencia del adobe durante tantos siglos, las plazas son grandes, las salas adornadas con hermosos relieves. Es la segunda ciudad del mundo más grande construida en adobe y hay que recorrer sus calles, y ver sus relieves (como pasaba con la huaca del arco iris) para comprender la gran importancia del lugar y la impresión que deja en el visitante, como aquel que visita el templo de Luxor y ve el cielo brillar sobre las columnas de relieves. Aquí el cielo plomizo es lo que normalmente acompaña la visita pero uno puede pasear rememorando esas grandes plazas con gente admirando el relieve detallado de sus muros de adobe. He nombrado Luxor porque al salir de la ciudadela de ChanCchan nos encontramos con el foso, donde se almacenaba agua, todo lleno de plantas. El lugar era igual al foso de Luxor (que visité dos veces,una de ellas durante el espectaculo de luz y sonido nocturno), y resulta curioso que unas civilizaciones tan lejanas entre si hicieran unas construcciones estructurales tan parecidas. Aunque es cierto que el clima y el relieve desertico, con el río como fuente de vida, sea un punto en común entre ambas culturas, la distancia geografica es muy grande para acabar encontrando una estructura tan parecida que alienta mis recuerdos de otros lugares. En todo caso, nunca he visto una ciudad de adobe de semejante tamaño, en eso Chan Chan no tiene comparación en mis recuerdos.

Visita: Noviembre 2011

Mis imagenes: aqui

Informacion para viajar: aqui

miércoles, diciembre 21, 2011

Huanchaco - Peru

Huanchaco

La ciudad balneario de Huanchaco nos dejó con una duda, el por qué la llaman balneario, cuando nosotros decimos balneario nos referimos a algo diferente, mis compañeras de viaje pensaban preparar los bañadores, pero ya les comenté que como no fuera para meterse al océano ahí no esperaran lo que nosotros esperamos como balneario. Aunque el día era cálido no había gente en el agua bañándose, solo ví un surfista pero tampoco hacía mucho porque el océano estaba tranquilo. Comimos en un restaurante frente a la playa, con vistas al paseo, la costa, los tenderetes ambulantes, los caballitos de totora, las tablas de surf. El lugar es un destino para turista por dos razones, una el surf y la otra, la más habitual, los caballitos de totora. Yo comí cangrejo reventado, y las algas que lo acompañaban y su sabor me recordaron las comidas coreanas. Por lo que después vi por Perú la totora es una planta peruana que se puede encontrar creciendo cerca del agua, es comestible y resistente para construir los cabellitos, que son en realidad las barcas de los pescadores, que se guardan desde la época de los mochicas y los chimú. El nombre de caballito se lo dieron los españoles porque montarse en él para ir a pescar es como montar un caballo. Tuvimos muy poquito tiempo para pasear por la playa, pero esta era de arena, algo que aprecio, aunque era de un tono gris.

Visita: Noviembre 2011

Mis imagenes: Pendientes

Informacion para viajar: aqui

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...