Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2014

Próximo viaje

Después de estar desaparecida un tiempo (cosas del trabajo) vuelvo con buenas noticias (sobre todo para mí) y es que pronto llega un nuevo viaje.

En mis próximos destinos repito país, pero no vivencias.

Primero descubriremos la Capadocia en Turquía.
Para luego volver a España y hacer una parte del Camino de Santiago.

Este es el itinerario preparado, ya sabéis que luego las cosas pueden ir variando una vez que comencemos el viaje:

Día 1: Zaragoza - Madrid (siempre cae visitar algo de la capital aprovechando el viaje). 
Día 2: Madrid - Estambul - Capadocia
Día 3: Valle de Göreme, Valle de Avcilar y Güvercinlik, Pueblo troglodita de Uchisar, Ciudad subterránea de Kaymakil.
Día 4: Si el tiempo nos acompaña esperamos sobrevolar en globo las Chimeneas de las Hadas al amanecer. Parada en un Kervansaray (tengo curiosidad por ver se mantiene algo de las típicas posadas medievales de la ruta de la seda). Monasterio de los Derviches danzantes.
Día 5: Pamukkale, Hierapolis, Efeso.
Día 6: Bursa …

Visado Turquia

Si viajas a Turquía, ahora tendrás que solicitar una E-VISA on-line antes de efectuar el viaje y no podrás comprar el visado a la llegada como se hace hasta ahora. 

Esta nueva regla entró en vigor desde el 10 de Abril de 2014:

 Web de E-VISA: http://bit.ly/1mtgBKc






Las conchas de Santiago

Imagen
Uno de los viajes por España desde hace siglos es el Camino de Santiago.
Después de que Santiago fuese degollado, sus discípulos recogieron su cuerpo y lo pusieron encima de una barca de piedra.
Navegando llegaron a las costas de Galicia a un lugar donde había una fiesta por el casamiento del hijo del señor.
Había gran alegría y entre otros festejos se abordaban (ir galopando mientras se arroja la lanza y se vuelve a recoger sin que caiga al suelo).
Uno de los que abordaban era el novio que de repente vio como su caballo se dirigía al mar y se hundía bajo las aguas. Todos vieron el prodigio y como al llegar a la barca caballo y caballero salieron sin daño de las aguas.
Al volver a tierra y pisar la playa, todos vieron que tenía los vestidos y el sombrero cubiertos de vieiras y a partir de entonces todos los que peregrinan a Santiago llevan en sus ropajes la concha venera.