Mostrando entradas con la etiqueta Luxemburgo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Luxemburgo. Mostrar todas las entradas

lunes, junio 29, 2015

Luxemburgo - Luxemburgo

Luxemburgo

Lo bueno que tiene viajar por Europa es que el tren funciona de igual forma aunque cambies de país, y no es nada caro ni dificil. Así que aprovechando que en Bélgica ya había estado varias veces decidí visitar Luxemburgo, que teniendo en cuenta que cuando yo estudiaba existía eso del Benelux, Luxemburgo no podía estar muy lejos. Por lo que vi el país tiene rincones muy interesantes pero con la recreación estábamos un poco pilladas de tiempo, así que solo incluí la capital, que para empezar a descubrir el país no está nada mal. Salimos puntualmente a las 6.13 y en teoría en tres horas llegábamos a Luxemburgo, pero tuvimos la “suerte” de que el tren tuviera que parar en un pueblo antes de llegar a Luxemburgo. Avisaron en flamenco y francés sobre que el tren tenía como fin de estación esa parada, pero la parte para los viajeros cuyo destino final era Luxemburgo no fue muy legible. Hacía mucho que no usaba el francés y según cómo hablaran podía entenderlo o quedarme como si me hablaran en flamenco o suajili. Así que pregunté, pero la mujer pero no debía saber mucho inglés, afortunadamente un hombre muy amable se introdujo en la conversación y nos lo explicó todo claramente en inglés. Así que tocó esperar en el andén hasta que llegó otro tren que nos llevaría a Luxemburgo. Pese al contratiempo acabamos la visita de la ciudad antes de lo previsto, y lo bueno de estos Intercity es que podemos coger cualquier tren de vuelta sin cambio de billete ni nada. Nada más llegar a la estación (nos encantó las pintadas del techo de la estación), nos dirigimos todo recto hacia el centro y parte histórica de la ciudad. Tras cruzar un puente con vista a algunas torres y torreones llegamos al monumento del soldado desconocido, donde comenzamos nuestro recorrido a pie por el Grund (el primer barrio a recorrer). El monumento al soldado desconocido te lleva a uno de los miradores de la ciudad, en lo alto de las murallas y en una esquina junto al palacio de justicia. Aqui tenemos una vista del río y de una de las torres de vigilancia, así como de la zona Rham: llena de casitas blancas con tejados inclinados de color gris, la iglesia, y las casamatas on block. Tras dejar el mirador bajamos de lo alto de las murallas hasta la zona del río. Según los folletos de la oficina de turismo hay una ruta muy interesante par hacer a pie y verlo todo, pero nos encontramos con muchísimas obras y gruas que nos cortaban el paso, asi que el recorrido se nos alargó más de lo previsto porque tuvimos que hacer varios rodeos; no había muchos puentes para cruzar el río (en esa zona solo tres), y si además de los tres puentes únicos puentes te cortan el paso de dos, es complicado no dar rodeos. Afortunadamente nos hizo un sol fabuloso y, aunque el viento soplaba fresco, al sol se estaba muy bien, por lo que no nos importó andar. En el Grund hay mucha cuesta pues de río corta dos monticulos que separan las murallas de la zona Rhum. El Rhum es una montaña con una explanada circular, con casas modernas rodeadas de antiguos torreones y puertas fortificadas, y por su puesto un mirador que da hacia el palacio de justicia y el centro de la ciudad, así como hacia las casemates y la catedral. Esta zona tiene rincones encantadores construidos gracias a la conservación de las murallas, torreones, su río y los pocos comercios que hay en la zona (costó muchísimo encontrar donde ir al baño o donde comprar algo para beber). Desde el Grund subiendo otra cuesta atravesamos una de las puertas a la parte alta de la ciudad. Desde aqui las iglesias y catedral del centro ya se veían rodeadas de grúas y andamios, así que dejamos el centro para el final, dado que supusimos que poco veríamos con tanta obra. Este acceso nos permitió subir a uno de los antiguos torreones para tener una vista de la fortaleza en el ober-grunewald (otro de los barrios antiguos) y la entrada a las casamatas (aquí encontramos baños, ¡y gratis! que eso es muy raro por estos lares). Antes de entrar hay una pequeña zona explicativa sobre las casamatas, iniciadas por los españoles (en esa época en la que cundimos mucho por el mundo). Una vez se entra a las casamates on block se nota, lo primero de todo, el cambio de temperatura, las corrientes de aire son mayores y por tanto hace más fresco que en el exterior. Hay balcones en la roca que permiten ver la zona tanto del grund como del over-grunewald, es decir, los dos lados de los casamatas, cada uno a un lado del río que da una vuelta a su paso por la ciudad. También te puedes encontrar muchas escaleras, tanto para subir hasta uno de los puentes de la ciudad, como para bajar a las minas. Esa zona no tiene salida pero nosotras nos recorrimos todos los recovecos de las casamatas, donde es habitual encontrar algunos cañones apuntando hacia las ventanas creadas en la roca. Hay otras casamatas en Luxemburgo, pero esas solo las abren en pleno verano. Es una visita muy interesante y recomendable; si se va a Luxemburgo no se puede dejar de verlas. Tras las casamatas nos paramos a comer, y tras la comida continuamos nuestro camino hasta el barrio de ober-grunewald que es la zona donde está la ciudadela. Desde las casamatas solo hay que bajar de nuevo hasta el río y cruzar el puente hasta llegar a una montaña. Como tocaba volver a subir, y entre tanta subida y bajada ya estábamos un poco deshidratadas, en cuanto encontramos un bar (una tarea muy complicada, pues solo los vimos en el centro y de camino a la estación de tren) entramos para hacernos con provisiones. Y casualmente el único bar que encontramos era de españoles. Tras la breve parada comenzamos la subida a la fortaleza, que se hace desde la montaña, rodeada de árboles, camino que me recordó mucho al del Monasterio de Piedra en Zaragoza, con la diferencia que esto está en la misma ciudad. Por supuesto éramos las únicas subiendo, pero una vez arriba encontramos a un par de turistas perdidos. Aunque los árboles tapan la vista mientras subes, cuando llegas arriba el recorrido de la ciudadela y la vista de la ciudad desde esta merecen la pena el esfuerzo. En algunos rincones la ciudadela se encuentra muy bien conservada, pero en otros algo abandonada. Tras la ciudadela hay un museo moderno, que no visitamos, y que solo llegamos a verlo porque seguimos subiendo y subiendo y escuchando la conversación de unos españoles que hablaban de como ahí las hipotecas eran del 1% de interés. (Escuchamos muchísimo español durante este viaje, está claro que cundimos mucho). Desde lo alto de la ciudadela hay dos formas de bajar: una es bajar hasta el río y otra es pasando por el barrio de niederfrunewald, y siguiendo el camino del folleto de la oficina de turismo de Luxemburgo (de internet, a la real no llegamos ni a verla). Por supuesto seguimos el camino turístico que es como si estuviera haciendo un poco el camino de Santiago, dado que estas tan rodeado de vegetación que no ves civilización, y en este caso, ni siquiera personas. Así llegamos a lo alto del torreno de otra muralla y a lo que era el viejo molino. De ahí bajamos para cruzar el puente de dos torres del barrio pfaffenthal. Desde aquí el camino desde las torres del puente es una cuesta hacia arriba (si no subes y bajar muchas veces es que no has visto Luxemburgo) pero tiene otro mirador con una vista de la ciudadela  y de las casamatas. No es dificil hacer el recorrido pues hay un tren turistico que pasa por todos los lugares por donde nosotras pasabamos. Si uno quiere ver Luxemburgo y no cansarse subiendo y bajando cuestas y escaleras la mejor opción es coger el tren turistico que sale de las casamatas on block. De aquí llegamos al centro, y tras ver por fuera el palacio ducal (aquí ya vimos turistas, los habíamos perdido camino de la ciudadela) nos sentamos a tomar algo frente al palacio ducal y el parlamento. Al lado teníamos la plaza de Guillermo II donde hay una escultura ecuestre de él (y donde escuchamos más español). De aquí fuimos a la catedral (en obras) y tomamos el camino directo para volver al puente de inicio, donde regresamos nuestros pasos hacia la estación de tren. Tal vez después de todo lo que vimos, el centro de la ciudad nos pareció muy poca cosa, supongo que el truco es hacerlo al revés y sobre todo que no haya obras.

Visita: Junio 2015

Mis imágenes: Album de Luxemburgo 

Información para viajar:  
Tren por Europa
Casamatas on Block

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...