Presentación

Curriculum Viajero - Presentación

"Si te cansas de esperar, puedes hacer un viaje. Puedes ser el extranjero que llega a la ciudad" Mary Morris "Pero allá...

lunes, junio 18, 2018

Recreación Batalla de Vitoria - España

 Recreación Batalla de Vitoria 

Este fin de semana he estado en Vitoria para la recreación de la batalla. El viernes por la tarde estuvimos dando un paseo por el casco histórico de la ciudad y visitando por dentro la catedral nueva de Santa María. Al día siguiente tocaba desfile por la ciudad de Vitoria, homenajes y salvas. Hubo un lío con el lugar de encuentro, nos dijeron diversos sitios casi parecía que no querían que desfiláramos. El año anterior no fui al desfile porque estaba en la conferencia del museo de la armería y luego en el té en el museo de bellas artes. Lo que más me gustó fue el discurso en ambos lugares donde estuvimos: en la plaza de la Virgen Blanca y en la diputación donde hay una escultura del general Álava. Lo peor fue como siempre, ser la parte civil de una recreación militar. Pero bueno, este año ya no hay más. Tras el desfile y discursos nos llevaron en autobús hasta Armentia, donde estaba localizado el campamento y donde se realizarían las dos batallas, una junto a la ermita basílica y otra junto al campamento. En el campamento nos dieron de comer, y mientras unos tenían tiendas de campaña, con mesas y sillas, otros nos hicimos un picnic a la sombra de los árboles, junto al riachuelo. El lugar era idílico y el tiempo fue espectacular, quizás demasiado calor para ser el norte pero al menos no amenazó con lluvia en ningún momento. Después de disfrutar de la comida picnic y de la charla en compañía, las damas dimos un paseo por esos caminos mientras otros dormían la siesta, limpiaban las armas o jugaban a las cartas, lo que es la vida de campamento. Después cuando el público empezó a llegar algunos hicieron demostración y explicaciones sobre las armas, y luego hubo una demostración por parte de los húsares y sus caballos. Duelos a sable sobre caballo y caídas. Pusieron también una manzana y sandías en unos palos para que los jinetes las cortaran con el sable al pasar al trote con el caballo demostrando así el uso de caballo y las armas. Después del espectáculo nos acercamos a la ermita basílica para ver su interior y su pórtico y rezar antes de la batalla. La batalla era en la campa junto a la ermita, los escoceses y los españoles estaban al otro lado del riachuelo (es un lugar idílico para pasear y estar) y al otro lado junto a la ermita basílica estaban los franceses y los civiles que los acompañábamos para disfrutar de las vistas. Al fin y al cabo las batallas en esa época eran como ver un programa de televisión hoy en día; un entretenimiento. Los escoceses, ingleses y españoles fueron ganado terreno, cruzaron el rio y avanzaron hasta subir la loma hasta la ermita, desde arriba los civiles veíamos la batalla con nuestros catalejos, los disparos a fusil y las batallas a caballo. Al final las tropas avanzan obligando a la retirada a los franceses y los civiles tenemos que correr escapando del lugar. Así con la primera derrota del ejecito francés, acaba la recreación de la tarde. Son las nueve de la noche y van a darles la cena y luego, ya se sabe, campamento, fuego, alcohol, mujeres…yo me fui a Vitoria a descansar otros sé que se quedaron hasta las tres de madrugada de fiesta. Al día siguiente en cambio todos tienen que madrugar para las 10 de la mañana abrir el campamente al público. Los que se quedaron en el campamento a dormir se despiertan a toque de corneta, el resto podemos descansar algo más. La batalla esta vez es más a lo largo, a parte de los soldados y la caballería hay otras cosas en las que fijarse, como las cantineras dando agua a los soldados sedientos, o al espía civil que toma notas de la batalla y luego se las pasa a su mujer para que la nota llegue a buen puerto, es decir, a mano de las familias que van a hacer negocio con conociendo las noticias de la batalla con antelación a los demás. Las compañías de ingleses, escoceses y españoles van avanzando y ganando terreno a las tropas y caballería francesa, de forma que los civiles que estamos viendo la batalla en la retaguardia tenemos que correr hasta el campamento para recoger las cosas de valor y alejarnos antes de que el ejército contrario llegue y lo saquee todo. Pese a escapar las tropas están animadas por haber ganado la batalla y uno de los civiles es atrapado y desnudado por los soldados que se reparten su ropa entre sí, otras luchamos por liberarnos de las garras de los soldados y alguna cae en el suelo y acaba siendo violada. Cosas que pasaban en la batalla, se recrean todas. Fue una recreación con muchos detalles en los que fijarse, claro que hay que ser observador, y donde la pasamos muy bien.

Visita: Junio 2018

 Mis imágenes: Pendientes

 Información para viajar: Pendiente

jueves, junio 14, 2018

Recreacion Napoleonica L'Arboç - España

Recreacion Napoleonica L'Arboç

Llegó el domingo y tocaba madrugar (ya echáis de menos que lo dijera) pues sí, vamos de recreación napoleónica y por tanto toca madrugar, aunque seguramente volvamos antes de que acabe la recreación. Esta vez vamos a L’Arboç, un pueblo de Tarragona en el que nunca he estado. para llegar cogeremos el tren regional, que es como más cómodo se viaja si se va con ropa y complementos de época (para ser una moda ligera en cuanto a ropa llevaban muchas cosas encima). El trayecto fue tranquilo y parecía que el día no acompañaría pero al final no llovió y hasta hubo bastante sol, lo suficiente para celebrar cada soplo de aire que nos llegaba. De la estación al centro del pueblo no había mucho trayecto, pero llegamos muy pronto y al final no hubo desfile (casi mejor) pero el motivo de madrugar era el desfile. Como no hubo desfile tomamos algo en una pastelería y luego dimos un paseo por la calle mayor del pueblo. Por lo que vi el pueblo no es muy grande pero tiene unos edificios muy bonitos. En la calle mayor, en frente del ayuntamiento estaba colocada una tienda de ropa y complementos francesa, un grupo de recreadores de Perpiñán se habían desplazado hasta L’Arboç y tenían telas, bordados y medallas entre otras cosas. Más o menos cerca estaba el campamento, al ser un población pequeñita el campamento estaba en la calle central, un par de tiendas para cada regimientos, pero como siempre con los detalles de los cuadros y los soldados: el regimiento de Cameron Highland, es decir, escoceses que dan mucho color al evento, las milicias de Tarragona y el regimiento de línea francés. Unos durmiendo, otros limpiando sus armas, otros desfilando calle arriba y abajo tras las órdenes del capitán. Nosotros estuvimos por ahí, como cualquier otro civil de la época, paseando, aunque nos escapamos cuando empezaron a llegar los trabuqueros, los disparos del trabuco son mucho más fuertes que las armas de los regimientos, por lo que cuando más lejos menos peligro corrían nuestros tímpanos. El problema es que era como si nos siguieran porque nosotros nos alejábamos y ellos seguían avanzando. Finalmente llegamos a una plaza con una iglesia y ahí nos quedamos porque el rincón era muy cómodo, con asientos, con callejones a la sombra y además, juegos antiguos que nos entretuvieron bastante tiempo. A parte de pasear y tomar algo ¿qué pueden hacer los civiles en la época? Pues divertirse con unos juegos simples. Con el que más nos reímos y es que tiene un punto bastante complicado; es el juego del garrote. Había que coger un garrote y lanzarlo con el pie y hacer que quedara colgando de un palo. Caballeros y damas probaron el juego, dicen que un caballero tras mucho intentar lo consiguió (yo no lo vi), también estaban las anillas, aquí yo jugué y la primera fallé pero tras descargare de peso (sombrilla, bolso, etc) conseguí enganchar las otras dos anillas. Luego seguimos paseando y visitamos la exposición de gigantes y cabezudos, y comienzan los bailes tradicionales. Las mujeres que bailan son muy majas que se molestan en quitarse las gafas modernas cada vez que les piden una fotografía, es lo menos que hay que hacer pero muchos recreadores militares no solo no llevan gafas de época sino que además ni las ocultan, por lo que me fijé en ese detalle. Y tras los bailes más juegos y paseos hasta que empezaron los tiros, según ibas caminando por las callejuelas te podías encontrar con soldados francesas disparando en las esquinas. Y finalmente los franceses entran en la plaza y arrastran a mujeres y niños contra la pared. En nada responderán las milicias pero yo me escapo antes de que siga la lucha y me refugió en una esquina con el resto de las damas, al fin y al cabo ya he visto varias batallas. Y una vez finalizada la batalla el resto del grupo, los caballeros al frente vienen a recogernos para ir a ver la ofrenda de flores en homenaje por los caídos en la batalla de hace 210 años y tras un discurso y la ofrenda marchamos paseando a comer por otra de las calles con un bonito edificio. La comida muy buena, de todas las que me han dado invitada como recreadora la mejor, y situados bajo la sombra de las moreras no se estaba mal, aunque todos los trajes peligraban con las moras que caían con el viento. Tras la comida nos marchamos a coger el tren, dado que al ser domingo la frecuencia del tren es menor y hasta Barcelona había más de una hora de trayecto. Un entretenido domingo en buena compañía y de viaje en el tiempo. Y el pueblo tiene rincones interesantes, pero más modernistas, tal vez para otra visita.

Visita: Junio 2018

Mis imágenes: Álbum de Recreaciones 1800-1815

Información para viajar: Pendiente

miércoles, junio 13, 2018

IX Rally Internacional de Autobuses Clásicos de Barcelona - España

IX Rally Internacional de Autobuses Clásicos de Barcelona

Como ya avisé en la página de facebook del blog el fin de semana se celebraba el Rally de autobuses clásicos de Barcelona. El sábado por la tarde era la inauguración de la exposición de autobuses clásicos en la avenida María Cristina de Barcelona, junto a la plaza de España, y el domingo empezaba el rally. Ya tenía pensado ir a echar un vistazo, porque tenía muy buena pinta, pero además me enteré que iba el grupo Naitilus, que son un grupo de recreadores que iban a ir de vestidos de los años 30-40. Y claro, no es lo mismo ver la exposición de autobuses antiguos que verlos con gente vestida como en la época. Le da otro color a la exposición. Y además los recreadores disfrutan con el lugar, que tiene el ambiente necesario para lucir sus trajes de época. Es decir, que son eventos hechos el uno para el otro. Tenía pensando llegar apenas un par de horas antes de la exposición, pero cuando llegué a la estación vi que todos los trenes con destinos Barcelona iban con retraso, afortunadamente no tenía prisa, pero no resulta de ser curioso que cuando voy a Barcelona es algo habitual. Me encontré con Vany del Grupo Nautilus. Vany y su grupo me aceptaron para acompañarles vestidos de época a la exposición. Vany es una persona maravillosa y fue como una gallina con sus polluelos, me arropó todo el fin de semana, y la gente que conocí era muy maja, y así da gusto ir a cualquier sitio. Pero dejando a un lado las personas, que sé que normalmente no leéis las entradas por las personas sino por los lugares, volvamos a la exposición del rally de autobuses clásicos. El sábado solo estaba la exposición, y el domingo estaba la exposición de los autobuses clásicos que tomarían parte de la salida del Rally, para luego a las 11:00 comenzaría el rally que llega a Caldes de Montbui por la tarde. El domingo tenía otros planes, pero bien podía disfrutar de la exposición ese sábado tarde. Y lo mismo debió pensar mucha gente, porque durante el tiempo que estuvimos hubo una amplia afluencia de público. El recorrido de la exposición comienza con algún coche y autobús antiguo, y luego va avanzando en los años, de forma que los autobuses son más modernos a medida que uno avanza. Aunque es una exposición de autobuses se pueden ver algún coche o carruaje, para dar muestras del inicio de la automoción que luego nos llevaría a los autobuses modernos. Como una no entiende de coches había que leer los carteles para saber de qué época eran y obtener algo de información al respecto, aquí mi única pega es que los carteles no estaban más que en catalán, que yo lo entiendo pero ¿y todos los demás turistas?, cuando viajamos solemos esperar encontrar algo más que el idioma del lugar pero luego olvidamos hacer lo propio en casa. Todos los autobuses eran muy coloridos y llamativos. Si además le añadimos a los recreadores, la estampa era un viaje al pasado. A la gente le gustó mucho vernos vestidos de época, lo que deduzco por la cantidad de fotografías que pidieron hacerse. allá donde íbamos, allá que nos rodeaba la gente. Y un propietario nos dejó subir a su autobús y descubrir que no era nada sencillo en épocas pasadas viajar en ese tipo de transporte, desde fuera parecía que iba a comenzar un rally de la época cuando veías a todos los recreadores subidos al autobus. Una exposición interesante y entretenida para pasar un ratito diferente una tarde de sábado.

Visita: Junio 2018

 Mis imágenes: Álbum de Recreaciones varias épocas

 Información para viajar: Pendiente