Bath - Inglaterra

Bath

Lo primero que fui a visitar fue The Circus, unos edificios con estructura circular (como un circo romano) y de arquitectura georgiana. La arquitectura georgiana es típica de Bath y un paseo por sus calles te va descubriendo diferentes ejemplos, los más originales son los del Circus, y también los más cuidados (también está el Cresent pero creo que hay que pagar para ver ese círculo de edificios), pero hay muchos ejemplos de esta arquitectura por Bath, por ejemplo todos los edificios que van hasta el Holburne Museum. Luego, la ciudad parece muy grande pero cuando uno se pone a recorrerla a pie tampoco lo es tanto, el centro estaba lleno de gente bailando, comprando y paseando. Aunque los edificios pueden llegar a resultar todos iguales y ser menos llamativos que en Oxford, Bath resultó mucho más relajante que la visita a Oxford el día anterior. Una vez vista la arquitectura de la ciudad y sus ventanas tapiadas (pagan impuestos por tenerlas abiertas), me acerqué a la catedral, y junto a la misma se encuentra la entrada a los baños romanos. Pasear por la ciudad me tomó menos tiempo que visitar los baños romanos dado que para entrar tuve que hacer 20 minutos de fila, y dentro, con toda la gente que había, tardé bastante tiempo en verlo todo. Aunque había zonas de los baños que merecían la pena visitar, como las termas propiamente dichas que se sitúan por debajo del nivel calle. Dentro de los baños primero se visita la parte de arriba, que nos da una vista de la catedral al lado, y del fondo de la piscina principal o baño romano. En la visita a los baños nos podemos encontrar el Manantial Sagrado, el Templo Romano, el Baño Romano y la Casa Museo. El manantial sagrado es lo más llamativo, con la piscina de color verde brillante y el manantial de agua fluyendo, al igual que el baño y el templo romano, principalmente por el juego que hace el agua con la estructura romana de los baños, dado que es curiosa las distintas tonalidad de verde que adquiere el agua en estos baños. Quitando la Casa Museo que viniendo de una ciudad de origen romano no me aportaba nada nuevo, los baños resultan interesantes de ver. Cerca de los baños, ya decía que la ciudad no es demasiado grande, se encuentra el puente Pulteney, que es un puente que atraviesa el río Avon y es del estilo de los puentes italianos. Por encima del puente, y atravesándolo, hay un sinfín de pequeños comercios. Uno de los lados del puente es muy atractivo para hacer fotografías, ver los barcos en el río y hacer cientos de fotos, el otro lado, y la zona llena de pequeños comercios atravesando el puente ya no es tan llamativa ni atractiva. Siguiendo el puente y el rio Avon está Parade Gardens, hay que pagar para entrar pero tiene un bonito mirador al rio, hamacas para tomar el sol, y hermosos jardines junto al río. Un lugar perfecto para pasear o relajarse.
Visita: Junio 2011 

Mis imagenes: aqui

Información para viajar: aqui

Comentarios

Entradas populares de este blog

Subir al Waynapichu - Peru

Esqui de fondo en Inari - Finlandia

Paseo en dromedario por Douz - Tunez