Presentación

Curriculum Viajero - Presentación

"Si te cansas de esperar, puedes hacer un viaje. Puedes ser el extranjero que llega a la ciudad" Mary Morris "Pero allá...

Mostrando entradas con la etiqueta Cantabria. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cantabria. Mostrar todas las entradas

viernes, septiembre 29, 2017

Comillas - España

Comillas

Cuando llegamos a Comillas relucía el sol y la plaza se encontraba llena de turistas (costó bastante encontrar aparcamiento) pero en vez de visitar el lugar entramos a comer. Cuando salimos de comer el día se había nublado, pero lo de comer pronto fue una buena idea porque cuando íbamos terminando de comer iban entrando más y más turistas y les decían que algunos platos del menú se había acabado (yo disfruté de un cocido montañés y de sardinas de segundo). Cuando salimos pasamos por la plaza con la fuente de los tres caños, que parece un candelabro. De aquí se llega a la Plaza de la Constitución, con el suelo en pendiente empedrado y rodeado de típicas casas con galerías acristaladas. Aquí se encuentra el antiguo Ayuntamiento con arcos porticados y un balcón sobre el que vemos los cinco escudos. Y a su izquierda, la Iglesia de San Cristóbal. En un lado está San Cristóbal con los escudos de armas de Castilla y de Comillas. De la plaza fuimos a ver el capricho de Gaudí, todas las veces anteriores que mi amiga había estado no había que pagar más que para ver el interior, ahora habían vallado todo el reciento y había que pagar para verlo también por fuera. El problema es que la valla corta un camino que evita la vista de la fachada lateral de la casa, la parte más bonita por su decoración. Aún así pagamos la entrada para ver por fuera (lo que se puede) y por dentro lo que queda de la casa, el capricho de Gaudi, un edificio modernista de la primera etapa del arquitecto (con  este ya he visto todas las obras de Gaudi fuera de Cataluña). La casa por fuera se lleva todo el atractivo dado que por fuera, excepto un par de sillas y muebles han dejado las salas prácticamente vacías. En el exterior predominan los colores rojos, amarillos y verdes y se repite en la decoración el tema del girasol combinando la sillería, el ladrillo, el hierro y la cerámica. Todas las estancias están dispuestas de manera que la luz del sol se aprovecha al máximo, de ahí la decoración con girasoles. La sala más grande del interior de la casa es el invernadero, donde ahora se muestra un video sobre el diseño de la casa, que se creó para ser autosuficiente con las corrientes de aire y la luz del sol. Se puede subir y salir a la terraza donde se tiene una vista más completa de la torre de entrada, y de su diseño pentagonal. Aunque las escaleras de caracol para bajar, y las puertas para salir son muy estrechas y hay gente que no puede pasar. Tras salir del capricho preguntamos a la chica de la caseta por la entrada a la Capilla panteón y al palacio de Sobradiel y sus jardines, dado que como la zona había cambiado desde que estuvo mi amiga y ahora había verjas, para confirmar si se podía entrar. La chica nos dijo que estaba abierto pero dimos un montón de vueltas y ahí todos los caminos estaban cerrados con verjas y candados y no había nadie para abrir, así que tanto la capilla como el palacio se quedaron en la lista de sitios pendientes para la próxima visita. Cuando salimos de El capricho se puso a llover bastante, lo suficiente como para sacar el paraguas que no había usado en todo el fin de semana, y después de dar vueltas bajo la lluvia (y ver que la chica se había equivocado) nos dirigimos hacia el coche. Parecía que la intensidad de la lluvia se reducía así que decidimos seguir y subir andando hasta el cementerio que se sitúa sobre una colina divisando el mar. En él se encuentran los restos de una iglesia gótica y sobre ella Ángel Guardián o ángel blanco (cuya misión consiste en rescatar del infierno las almas que fueron injustamente condenadas). El cementerio se amplió conservando sus ruinas y rodeándolo con una alta tapia desde donde se ve el mar. Porque Comillas tiene tanto montaña como playa. La playa es de arena fina y dorada, y mirando al mar, se encuentra el pequeño puerto, protegido de mareas y temporales por un dique que lo rodea. También hay la figura de una “mariscadora”. Tras ello dimos unas cuantas vueltas buscando el parque Güell y Martos, por donde se llega al Monumento al Marqués de Comillas y se puede ver la casa conocida como El Duque, pero no hubo forma con tanta lluvia. De lejos vi la Universidad Pontificia y al final, debido a la intensa lluvia que no parecía marcharse, dejamos la visita de Comillas y nos volvimos a Castro a tomar algo caliente en casa, dado que no solo llovía sino que había bajado la temperatura. Todos esos sitios de Comillas quedaron pendientes para la próxima visita que hiciera a mi amiga. Una excusa como otra cualquiera para volver.

Visita: Septiembre 2017

Mis imágenes: España I

Información para viajar: Pendiente

jueves, septiembre 28, 2017

Barcena Mayor - España

Bárcena Mayor

El lunes, aprovechando que seguía haciendo sol mi amiga me llevó a ver Bárcena Mayor, la única población incluida en el Parque Natural Saja- Besaya, situado junto al Rio Argoza. Hay dos formas de llegar a Bárcena, nosotras entramos dentro del parque natural y por la carretera nos acercamos a Bárcena, donde dejamos el coche en el parking habilitado para ello. En este pueblo está prohibido ir con coche (excepto los residentes) así que tienen una explanada, antes de entrar en el pueblo, donde dejar los coches o, como nos encontramos, autobuses de turistas. El camino hasta el pueblo andando es muy pequeño y está asfaltado con piedras por lo que es fácil llegar a pie. Apenas unos pasos y estás entrando en el pueblo. Las casas y casonas de Bárcena Mayor siguen la arquitectura típica montañesa. Sus soportales de piedra y sus balconadas de madera llenas de flores, así como las montañas que lo rodean le dan ese aspecto de pueblo interior cántabro. Los aleros de los tejados son grandes para las nevadas, sus balcones están orientados al sur para aprovechar el calor del sol y, tal y como vimos durante el paseo, colgar la ropa a secar, así como los muros medianeros sobresalen en la primera planta en forma de “s” para dar un espacio al aire libre pero protegido de la lluvia. Así que nos dedicamos a recorrer todas las calles y rincones de Bárcena Mayor observando cada detalle, como las balconadas de madera y las pequeñas tiendas de artesanía, utensilios de cocina y aperos de labranza, sobaos y otros manjares, todo ello rodeado de montañas verdes y árboles frondosos del parque natural. Estábamos quejando del sol y de lo mal que salían las fotografías con el sol de frente cuando parece que el cielo nos escuchó, se nublo y empezó a chispear. Tras lo cual desandamos lo andado hasta llegar al coche y coger el paraguas, porque aunque era lluvia fina era constante y mojaba. Ya con el paraguas seguimos paseando por el pueblo, paramos a tomar algo en un restaurante que tiene vistas al puente y el río. Y cuando volvió a dejar de llover y salir el sol salimos para cruzar el puente, donde comienzan algunas de las rutas naturales que se pueden hacer por el parque. Cuando se hacen estas rutas hay que tener cuidado de cerrar las verjas que hay a nuestro paso, que están así para evitar que los animales de la reserva entre en el pueblo. Decidimos dar una vuelta junto al río y ver las pequeñas cascadas de agua de manantial que llegan al río, complemente cristalina. Como era la hora de comer y ya habíamos recorrido todo el pueblo, y ninguna del as dos iba preparada para hacer una de las rutas naturales (para otra visita) nos marchamos hacia otro pueblo para comer. Sin duda es un pueblo pequeño pero bonito y debe haber muchas rutas para disfrutar, con lo cual un buen lugar para pasar un par de días de vacaciones.

Visita: Septiembre 2017

Mis imágenes: España I

Información para viajar: Pendiente

miércoles, septiembre 27, 2017

Lierganes - España

Liérganes

El domingo por la tarde, aprovechando que hacía mejor tiempo del esperado mi amiga me llevó a un pueblo del interior al cual le gusta ir. Liérganes es un pueblo muy turístico y costó encontrar sitio para aparcar, había bastante gente paseando por las calles empedradas del pueblo, viendo sus casitas del interior cántabro, de madera con tejados inclinados por las nieves del invierno y flores en sus balcones, como en el Pirineo. Hay casas de varios siglos, como la Casa de los Cañones, la Casa y la Cruz de Rubalcaba, el Palacio de la Rañada o la Casa Setién. Además, es muy fácil reconocible la Torre de Cacho o Giraldilla, este edificio es ahora una casa rural y se le llama así por su aspecto de estilo andaluz, que resalta mucho dentro del resto de edificios del pueblo. El pueblo también tiene un balneario, el balneario de Fuensanta y jardines, construido en 1844 y al que mi amiga ha ido en alguna ocasión. Y además de dar un paseo por el pueblo viendo las casas, nos acercamos a la zona del río. Estos pequeños pueblos con casitas de madera y piedra con adornados de flores siempre son muy bonitos pero además por Liérganes pasa un río, por lo que la vista más bonita es acercarse al puente de piedra y disfrutar de ahí de la vista de las montañas. Antes de llegar al puente sobre el río está el antiguo molino que es un pequeño centro de interpretación donde puedes ver las ruedas de molino y la explicación de cómo funcionaba y también una escultura y la leyenda del hombre pez. En Liérganes hay una leyenda que cuenta que un hombre del pueblo se zambulló en 1672 en sus aguas y apareció, como tritón, cinco años después en Cádiz. En realidad el hombre tenía malformaciones y hay dos esculturas representándolo, una debajo del molino junto al río, y la otra al lado del puente. Es esta última la más fotografiada. Así que después del molino cruzamos el puente mayor o puente romano, porque desde él se obtiene una de las mejores vistas del pueblo. Las montañas, el río, el verdor de la ribera, las casitas cuidadas a los lados forman una postal que consigue que este pueblo esté entre esos pueblos más bonitos de España que todos los años votan los viajeros. Cruzando la arcada del puente se puede llegar la escultura de bronce del Hombre Pez, en la ribera del río Miera, donde se pueden ver las deformaciones que el escultor recreó en la figura.

Visita: Septiembre 2017

Mis imágenes: España I

Información para viajar: Pendiente

martes, septiembre 26, 2017

Castro Urdiales - España

Castro Urdiales

He estado en varias ocasiones en Castro Urdiales, así que cuando en el tiempo dieron tan malos pronósticos, no me preocupé, pues ya había visto la población. Aun así, como al final hizo muy buen día, después de que mi amiga me recogiera fuimos a comer y luego dimos un paseo por Castro, que había cambiado algo desde la última vez que estuve. Fuimos al centro de la ciudad, esta parte había cambiado desde la última vez dado que ahora era toda peatonal. Había mucha gente en la calle paseando por el paseo marítimo o tomando algo, disfrutando de las vistas que el cielo despejado brindaba. Nos acercamos al puerto donde pude ver de cerca el puente que lleva al faro-torre que las otras veces, debido al mal tiempo, estaba cerrado al paso. Como la ermita solo la abren en las fiestas de la misma, y por tanto no puedo ver por dentro el suelo de cristal que me comentan que tiene, subo las escaleras de piedra del puente. Efectivamente, tal y como me dice mi amiga, la mejor vista se obtiene desde lo alto del puente. Desde el punto más alto del puente, si el día es despejado, se pueden ver las montañas de toda la costa, los acantilados, y hasta el final de la ría. El mar parecía estar tranquilo y el cielo claro. El castillo faro fue restaurado desde la última vez que estuve y solo lo abren cuando hay exposiciones. Como no había ninguna no estaba abierto, por lo que no pude entrar. Del castillo faro lo más interesante es la vista, porque ya se sabe que los torreones en acantilados tienen la mejor vista para avistar piratas. En este caso, vistas de la costa. Y porque el interior lo prepararon para hacer un restaurante y luego la cosa quedó en nada, y ahora está vacío. La iglesia también ha sido restaurada porque la piedra original se va deshaciendo, pero cada restaurador ha usado un método y una piedra diferente, así que se ven las diferencias entre las varias épocas de restauración. De lo alto de la iglesia volvemos al centro, a la zona del ayuntamiento. Aún hay más lugares para ver por Castro, pero como ya había estado nos fuimos a otra población de Cantabria.

Visita: Septiembre 2017

Mis imágenes: España I

Información para viajar: Pendiente

martes, diciembre 18, 2012

Castro Urdiales - España

Castro Urdiales

Ya había estado en Castro Urdiales visitando a una amiga, pero nunca está mal regresar a ciertos lugares y descubrir si el tiempo lo ha cambiado. Esta vez era otoño y los pronósticos del tiempo eran algo malos. El castillo y la catedral están siendo rehabilitados por lo que está todo lleno de andamios, lo que quitaun poco el encanto de esa zona. La parte del puerto, la ermita y el puente romano estaba cortada y no se podía pasar  debido al viento y la fuerza del agua, por lo que las olas sobrepasaban los muros de contención y podían arrastrar a las personas que se acercarán con gran facilidad. De igual manera, debido al tiempo, la playa artificial y las naturales estaban vacías excepto por en algunas playas en las que estaban los surfistas. aún así es todo una experiencia ver el romper de las olas contra las rocas, como el mar se convierte y cambia su forma y color, como va poco a poco tomando formas contra las rocas y las playas. Y, por supuesto, tambien se puede disfrutar viendo a los surfistas cogiendo esas olas en el mar cantábrico.
Visita: Octubre 2012

Mis imagenes: Pendientes

Información para viajar: Pendiente

sábado, febrero 14, 2009

Castro Urdiales - España

Castro Urdiales

Una amiga que conocí en mi viaje a Túnez, aunque vasca vive y trabajo en Cantabria, más concretamente en Castro Úrdiales, así que un fin de semana me acerque a verla. Fue en autobús hasta Bilbao donde me recogió en coche para ir hasta su ciudad. De noche y en otoño, cuando fui, estaba casi vacía pero el mar, que hacía tiempo que no veía y su sonido hacía la noche única. Al día siguiente mi amiga, pese a ser fin de semana, tenía que trabajar así que desayune con ella y después me fui a ver la ciudad por mi cuenta. Es pequeña y difícil perderse y como descubrí, caminar por su costa es lo mejor que se puede hacer. Por un lado tenemos el puerto, donde se puede llegar a la esquina del faro, y dar un patada a la pared (no sé porque pero todos lo hacían) y volver sobre tus pasos para subir hasta la catedral, hermosa sobre un prado verde en lo alto junto al mar. Las montañas que rodean la ciudad dan un colorido verde y marrón y el mar y el cielo colorido azul, y todo parece una postal. También se puede bajar y caminar hasta la playa artificial, o hasta la playa real junto al paseo, algo más resguardada. Recomiendo también ir hasta el registro donde se encuentra la belleza del norte de España, los acantilados verdes sobre el mar cantábrico.

Viaje: 2008

jueves, marzo 30, 2006

Cabarceno - España

Cabarceno

Es curioso como tenemos una memoria selectiva, pro la cual recordamos momentos muy claramente pese  a lo lejos que estén en el tiempo, pero otros más cercanos no somos capaces de vislumbrarlos. algo así me pasa a mí con mis viajes, empece a viajar por España desde pequeña gracias a mi familia y a mi colegio, que como siempre se queja mi hermana, en mi época estábamos más tiempo de excursión que en clase (mi hermana se queja porque cuando ella fue a ese colegio ya no hacían tantos viajes). Este fue uno de los viajes que hice con mi familia: mis abuelos, y recuerdo que aunque el día era bastante malo, pero bueno, la lluvia es normal por el norte, disfruté del parque natural de Cabarceno. Este lugar se encuentra a poco kilómetros de Santander donde nos alojábamos para ver un partido de fútbol (mi abuelo fue siempre un gran aficionado, y viajaba solo por ver los partidos) y el caso es que como viajaban conmigo pues me llevaron a ver el parque. El lugar es una antigua zona minera donde viven animales de varias especies en libertad, no es que sean más libres que en un zoo pero algo más de libertad tienen, y recuerdo como te podías acercar a tocarlos. aunque yo nunca he sido muy amiga de los animales así que recuerdo no acercar mucho mi mano a los bichos, lo justo para que me sacaran una foto y verlo dese lejos. No sé si en la actualidad se puede tocar a los animales como entonces. Tampoco vimos todos los animales que hay en el parque pero es que el lugar es muy grande, con unos paisajes preciosos, pero el paisaje de Cantabria es todo hermosos, tan verde en sus montañas. La forma de recorrer este entorno es dentro de un vehículo por una carretera que evitan dejar sin acceso a cualquiera de los rincones del parque,  lagos, etc. También hay merenderos para comer. En general por lo que recuerdo del viaje e smuy recomendable, sobre todo a los amantes de los animales, y para nada comparable con visitar un zoo.

Visita: Años 90

Mis imagenes: Pendientes

Información para viajar: http://www.parquedecabarceno.com/

Santander - España

Santander


Santander y Cabarceno lo visité en el mismo fin de semana, con mis abuelos que habían ido para ver un partido de fútbol (razón por la que siempre viajaban, incluso más mayores se fueron en bus hasta Paris para ver un partido) , el caso es que me llevaron consigo porque desde siempre me ha gustado viajar. De este viaje recuerdo los impresionantes paisajes desde las playas. Recuerdo habernos acercado al Palacio de la Magdalena, pero no recuerdo haber ido andando por la zona donde hay un museo naval y una replica de las carabelas (mis padres fueron hace poco a Santander y tras prepararles el viaje descubrí este lugar del cual no tengo recuerdos). También recuerdo el haber montado en barco para hacer un recorrido por la península de la magdalena, por lo que pude descubrir estas rutas sigues están en activo para cualquier turista que quiera dar un paseo y disfrutar de las vistas, siempre y cuando el tiempo y el estado de la mar lo permitan. Y por supuesto recuerdo probar las más exquisitas sardinas frente a la playa. siempre que como sardinas recuerdo aquellas tan ticas que probé hace tantos años en Santander.

Visita: Años 90

Mis imagenes: Pendientes

Información para viajar: