Londres - Inglaterra

Londres

El vuelo salía de Zaragoza por la noche y llegaba al aeropuerto de Stansted el miércoles por la noche, normalmente prefiero el tren para llegar a la ciudad pero a las horas en que llegaba el vuelo no me queda mucha opción que autobús o taxi, el caso es que llegué eso de las 2 de la madrugada al hotel. Y como de costumbre lo peor fue la entrada al país, siempre, incluso cuando he ido con el Eurostar e incluso antes de los atentados entrar en Reino Unido, ha sido exasperante por el control que hay que pasar. La fila de control de pasaportes de miembros de la UE era tan grande como cuando entré el año pasado por esas fechas a Estados Unidos, y el trato peor, y eso que la entrada a China durante la época de la gripe A fue también poco agradable, que nos trataron como apestados, o en Rusia. Al final a lo que llegue al hotel eran las 2 de la madrugada por lo que se puede decir que en el mismo día tuve que despertarme pronto. Iba a coger un tour (en inglés) que salía de Victoria Coach Station, que no está al lado de mi hotel y el metro, por muy sencillo y rápido que sea a veces te puedes encontrar con algún problema (más concretamente todo el fin de semana que estuve ahí cerraron cinco líneas de metro por mantenimiento, todas de la zona 1 y 2). Desde Londres use la estación de autobuses de Victoria, que está relativamente cerca de la estación de tren y metro de Victoria (a unos 10 minutos andando). Así que las dos excursiones que cogí desde ahí no me plantaban problema, pero lo hicieron cuando cortaron las líneas del metro el fin de semana y un día tuve que volver andando desde Victoria Station hasta Nothing Hill. Mi hotel era muy bonito, nada moderno pero era una de esas casas blancas todas iguales que dan a una plaza con jardín tan típica inglesa, la pena es que no estaba nada cerca de Victoria Station (¿ya lo he dicho verdad?) pero lo escogí porque estaba a solo una parada de metro de la estación de tren de Paddington que utilizaría el resto de días para moverme por Inglaterra. El primer día, como iba diciendo, tenía la excursión contratada con Evan Evans Tours, y cuando volvimos a Londres, llegando sobre las seis y media de la tarde, aproveché para echar unas fotos a la ciudad desde el bus dado que pasamos junto al Big Ben que lucía resplandeciente después de la limpieza que se había hecho para la boda del príncipe, y luego de la zona de Victoria Station. Por supuesto no llovía, todavía, pese a las de veces que había visitado Londres no había visto la lluvia, pero no me puedo quejar dado que preveían lluvia todos los días que iba a estar por esas tierras. Y ya no volví a aprovechar Londres hasta el lunes, que era el día que ya regresaba a España. Había planeado no madrugar ese día (por el resto de días que si me tocó hacerlo) y visitar Hyde Park, dado que, pese a las veces que había estado en Londres, nunca me lo había visto entero. Por supuesto mi visita a Hyde Park implicaba recorrérmelo completamente, ver todos los monumentos, almorzar junto al Serpentine (no era tan caro como cabria esperar), pasear entre sus caminos, descubrir sus estatuas, lagos y fuentes, patos, cisnes, garzas (si, garzas, lo juro), etc. Lo cierto es que el Serpentine me decepcionó un poco, esperaba algo mas, luego la fuente monumento a Diana de Gales, más que pasable, pero estaba original lo de las tumbonas para tomar el sol (que ese día no brilló para nada, pero al menos no llovió, también ver el palacio (no recuerdo el nombre) desde donde sale la guardia para el cambio de guardia en Buckingham Palace. Y lo que más me costó encontrar, y que más ganas tenía de ver, era la estatua a Peter Pan, que resultó estar demasiado escondida y solitaria.

Visita: Junio 2011

Mis imagenes: aqui

Información para viajar: pendiente

Comentarios

Entradas populares de este blog

Jerusalen - Israel

Subir al Waynapichu - Peru

Esqui de fondo en Inari - Finlandia