Ángeles y demonios: Italia

Italia es aclamada en muchos libros, ya que estábamos repasando El Vaticano, tomo el libro de Ángeles y demonios de Dan Brown como referencia para hacer un pequeño recorrido turístico por la ciudad de Roma.
Mi primer viaje a Italia fue de los primeros que hice, así que todavía no había leído este libro y puede que las fotografías no se vean como en otras entradas.

"Langdon exa­minó el Foro Romano, el corazón de la Roma precristiana. Las co­lumnas deterioradas parecían losas caídas en un cementerio que, de alguna manera, había evitado ser engullido por la metrópolis que lo rodeaba igual."

Foro romano

"Cuando doblaron la esquina y entraron en la Piazza della Ro­tunda, el Panteón se alzó ante ellos. Langdon lo miró con asombro y reverencia, como siempre. El Panteón. Templo de todos los dioses. Dioses paganos. Dioses de la Naturaleza y de la Tierra. No recordaba que se pareciera tanto a una caja. Las columnas verticales y los pro-naus triangulares ocultaban la cúpula circular que había detrás. Aun así, la audaz y poco modesta inscripción que destacaba sobre la en­trada le confirmó que se encontraban en el punto exacto. M AGRIPPA L F COS TERTIUM FECIT. Langdon lo tradujo, como siempre, con estu­por. Marco Agripa, cónsul por tercera vez, lo construyó."

El Panteón

"En el centro de la plaza se alzaba el obelisco egipcio de trescien­tas cincuenta toneladas de peso traído por Calígula. Medía veintisie­te metros de altura hasta su punta, rematada por una cruz de hierro hueca. Lo bastante alta para captar los últimos rayos del sol ponien­te, la cruz brillaba como por arte de magia... En teoría, contenía los restos de la cruz en que Cristo fue crucificado."

Obelisco en la plaza del Vaticano

"Dos fuentes flanqueaban el obelisco, en una distribución perfectamente simétrica.
La característica más cautivadora de la fuente era su altura. Sólo el cuerpo central medía más de seis metros de alto, una montaña es­carpada de mármol travertino entreverado de cuevas y grutas por las que fluía el agua. Todo el conjunto estaba sembrado de figuras paga­nas. Sobre la montaña se erguía un obelisco que se elevaba otros doce metros. Langdon lo recorrió con la mirada. En la punta del obelisco, una tenue sombra se recortaba como una mancha contra el cielo, una solitaria paloma posada en silencio."

Fuente

"La geometría del edificio era austera, un castillo circular en interior de una fortaleza cuadrada, y al otro lado de los muros, ro­deando toda la estructura, un parque pentagonal.
Las antiguas murallas estaban iluminadas por suaves focos. En lo alto del castillo se veía un gigantesco ángel de bronce. El ángel se­ñalaba con su espada el centro exacto del castillo. Como si no fuera suficiente, en dirección a la entrada principal del castillo, destacaba el famoso puente Sant'Angelo.... una vía de acceso adornada con doce ángeles altísimos tallados por el mismísimo Bernini."

Castillo de Sant Angelo , Roma

Hay muchas más lugares que visitar en Roma, pero el libro toma sitios que es dificil que uno deje de visitar.
(Todas las fotografías de mi viaje)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Subir al Waynapichu - Peru

Esqui de fondo en Inari - Finlandia

Paseo en dromedario por Douz - Tunez