Himeji - Japon


Himeji

Himeji es famoso por su castillo, llamado de la Garza por su color blanco, aunque para apreciar su color debe hacer un día de sol, pero para variar a nosotros nos diluvio. Como veis el castillo de Himeji (o de la Garza por su color blanco) es bonito pero con sol es más hermoso.Los castillos, al igual que por aquí, se construían en la parte más alta para hacer de fortaleza. Como veréis en esta foto tomada desde el tren el castillo esta a la altura que varios edificios de altura.En realidad el castillo solo tiene cinco plantas pero hasta llegar a él el suelo está en montaña, así que desde las murallas de la fosa hasta donde esta le edificio hay varios metros de subida en cuesta. Lo primero que hay siempre antes de llegar al castillo es el foso, como veréis ese día llovía con ganas. Una vez superado el foso te encuentras con un montón de escaleras, cuestas y caminos por los que puedes perderte durante horas (afortunadamente estaba señalado el camino al edificio del castillo). Esta confusión de caminos se creaba para dar confusión y despistar al enemigo si llegaba hasta ahi.Hay un montón de puertas y pasadizos, de poca altura, pero así te acostumbras a bajar la cabeza porque lo necesitaras para más adelante. Cuando por fin alcanzas la base del edificio esta está a una gran altura sobre el suelo. El edificio solo tiene 5 plantas pero si veis hasta alcanzar la primera planta ya hay que subir un trecho (por supuesto debes descalzarte si quieres entrar)El castillo por dentro tiene salas espaciosas, todas de madera impecable (no hay ningún grabado en ellas hecho por turistas o adolescentes...) aunque las escaleras de madera son estrechas y empinadas. Siempre encontraras carteles con aviso de cuidado la cabeza. Las ventanas son pequeñas, pero curiosamente dan luz suficiente dentro de las salas.Para subir tienes casi que subir las rodillas hasta el pecho y bajar la cabeza hasta tocar la rodillas, y bajar ni os cuento la odisea... dicen que las hacían así para que nadie pudiera subir corriendo la escaleras, preveyendo si el atacante llegara a entrar dentro de la fortaleza.Los tejados los japoneses suelen adornarlos con unos peces, más concretamente son carpas, y carpas de ese mismo tamaño encontrábamos en todos los fosos y estanques.Eran más grandes que nuestros brazos, son realmente feas y además dan miedo.En lo alto del castillo no encontrara nada, si caso algún "altar" como en este caso.

Visita: Mayo 2006

Imagenes de Himeji: aqui

Informacion para viajar: aqui

Comentarios

Entradas populares de este blog

Subir al Waynapichu - Peru

Esqui de fondo en Inari - Finlandia

Paseo en dromedario por Douz - Tunez