Salzburgo - Austria

Salzburgo

Salzburgo es una ciudad muy gris, aunque la culpa solo la tiene el cielo. Está rodeada de montañas que, dicen, produce que siempre haya nubes sobre el cielo de Salzburgo. Lo cierto es que yo tuve sol toda la semana en Austria menos ahí, aunque amanecía gris salía de Salzburgo y ya se veía el sol. Igual algo de verdad sí que tiene. La primera foto es desde el bus, es el convento que sale en la película de “sonrisas y lagrimas”, pero aparte de eso Salzburgo es, en realidad, la ciudad de la música. Es una ciudad pequeñita que casi se podría dividir en dos, porque tiene diferentes zonas. Por ejemplo tienes la parte más “medieval” con sus callejuelas, con edificios decorados, los anuncios de la época (ahora no me sale la palabra) como los que se veían en Innsbruck, donde han tenido que claudicar ante la estética hasta el señor Mcdonnals, como veréis. También tiene sus pasadizos que te llevan a rincones preciosos, donde se pueden encontrar tiendas como la de una foto donde se vende exclusivamente huevos de pascua u adornas de navidad. Luego es típico ver a las mujeres vestir el traje típico de Austria arreglado para el día a día actual. Por cierto, veréis una foto de la estatua verde, es idéntica a otra estatua que vi en Praga al lado de la Opera... Con eso del futbol las plazas las tapaban con carpas y la verdad es que las fotos cada vez si hicieron mas difíciles. Decía que Salzburgo es la ciudad de la música por sus famosos conciertos y bueno, ahí veréis la casa de Mozart, que era otro pobre desgraciado dado que murió en la más absoluta ruina e indigencia y además en su época el rey dictamino que era un gasto eso de enterrar a los muertos así que creo un ataúd multiuso, se reza al muerto en el ataúd y después se le da a una palanca que abre el ataúd por abajo y el muerto cae al hoyo y el ataúd puede usarse para otro muerto.... vamos, que ni tumba conocida tiene Mozart. En Austria de lo más típico son los dulces llamados “bolas de Mozart” son unas bolas de chocolate rellenas de pistacho y mazapán (a mí a pistacho no me saben), según la guía tuvo una vez una mujer que buscaba las pelotas de Beethoven en vez de las bolas de Mozart pero bueno... eso es otra historia de las que nos contaba la guía. Salzburgo no solo tiene su zona medieval, sus bolas de Mozart, también era ciudad de los príncipes arzobispos y estos, con su castillo en lo alto dominaban todo y hacían lo que les daba la gana. No solo construían y deshacían la ciudad a su antojo también se dejaban llevar por sus extravagancias, como uno que tenia la afición de mojar a la gente y en su palacio tiene juegos de agua con el que te mojas (sillas que mojan a chorros cuando estas sentado, etc.) Y otro que no solo construyo una casa y unos jardines a su amante (los jardines de mirabel, que veréis las fotos en la crónica por lo bonitos y bien situados) sino que además la susodicha amante le dio al señor arzobispo 14 hijos. La catedral está al lado de la residencia del príncipe arzobispo y tiene una gran fuente al frente. Si uno se coloca en el arco de la entrada a la ciudad puede verse porque la fuente da la espalda a la catedral y es que justo en frente se produce un efecto óptico por el cual la virgen aparece coronada por unos ángeles. Aunque tanto la corona como los ángeles están en la facha de la catedral y no en la fuente. Por dentro l catedral ha sufrido varias restauraciones y tiene cinco órganos, cuatro en los laterales de la zona del altar y uno al fondo. A veces tocan los cinco, otras dos, tres, uno... pero cuando suenan solo los cuatro de la parte delantera, los del altar dicen que el sonido es perfecto. El castillo en cambio es mas estilo “español” vacío por dentro y solo se conserva la estructura de la fortaleza, aunque tiene algunas exposiciones llenado la sala. Lo mejor es la vista de Salzburgo desde ahí arriba. También no hay que perderse la abadía, no sé de qué monjes era, por fuera parece una abadía, entras y encuentras una cervecería con mucho ambiente y bien decorada, ahí te coges tú la jarra y luego te cobran por el tamaño de la jarra y te la rellenan. Salzburgo de noche es bastante bonita pero me llovió así que no tengo muchas fotos.

Visita: Junio 2008

Mis imágenes: 



Comentarios

Entradas populares de este blog

Jerusalen - Israel

Subir al Waynapichu - Peru

Paseo en dromedario por Douz - Tunez