domingo, junio 07, 2009

Chongquing - China

Chongquing

Y aquí empieza el circuito del crucero, unos se fueron para guillin y Hanzou y yo comencé mi circuito del crucero por el rio Yangtse, la verdad es que no me arrepiento para nada porque volviendo la vista atrás es de lo que más me gusto, por ser más diferente a lo típicamente y masivamente turístico que es Pekín, xian y Shangai. El circuito del crucero solo lo hacíamos cuatro españoles, que teniendo en cuenta que era un circuito en ingles (no había en español) no estaba mal. Lo curioso es que dos éramos de Zaragoza (habíamos ido cada una por su lado las dos) y de la pareja de san Sebastián, él había nacido en Zaragoza. Pequeño es el mundo. La aventura comenzó en el aeropuerto de Xian donde nuestro vuelo se retraso hora y media. Al final del viaje pude comprobar que el retraso en los vuelos domésticos en china debe ser habitual, o eso o yo tuve muy mala suerte con todos los vuelos internos que cogí en China, dado que todos se retrasaron, algunos menos otros más, pero todos salieron tarde. El problema no fue que se retrasar sino que las pantallas de aviso de los vuelos no sacaban todos los vuelos de vez sino que iban turnando en la imagen los vuelos de todo el día, así que si querías ver el vuelo de las 10 de la mañana y justo mirabas cuando estaba la pantalla mostrando los vuelos de las 12 de la mañana tenias que esperar y verte todos los vuelos hasta las 11 de la noche para poder volver a ver la pantalla de las 10 de la mañana. Y con ese tiempo de espera ocurrió que nos cambiaron en el último momento la puerta de embarque. Yo sospeche algo cuando vi que todos los chinos que estaban acumulando en la puerta de embarque nuestra se retiraban y me dije, o se ha retrasado más o algo pasa. Y espere delante del as pantallas y vi que habían cambiado la puerto, fuimos corriendo a la nueva puesta de embarque y al entrar al avión vimos que ya estaba casi completo (seguramente habían avisado por megafonía del cambio de la puerta pero como lo decían en chino, pues...), y que éramos los únicos occidentales de todo el vuelo. En el vuelo tuvimos enfrente a un chino de los majos, a la pobre azafata le dio el vuelo, cinco veces fue a decirle que se abrochara el cinturón y que pusiera el asiento en posición vertical, y el chino en medio del despegue inclinando el asiento. Además nos acompañaban ruidos de escupitajos y sus precedentes y la mujer de Zaragoza que también iba sola le toco tenerlo al lado y comento que no hacia más que escupir en la bolsita del mareo. Menudo viaje nos dio el chino. Cuando llegamos a chongquing nos esperaba una guía de habla inglesa que nos iba a mostrar la ciudad. Que para ellos las poblaciones que visitamos durante el crucero eran como pueblos aquí porque tienen millones de habitantes, pero en comparación con Pekín, Shangai, etc. no son más que pueblos. Lo primero nos comento la guía que a partir de ese momento dijéramos “chongchin” que es así como se pronunciaba correctamente la ciudad. Dicho así suena más chino. La visita fue panorámica desde una mi furgoneta, comenzamos yendo a lo que yo llame el museo de las camas, porque solo había camas en ese museo. Al final de la visita del museo no llevaron a la tienda, claro. Ah, se me olvido comentar que en xian también nos llevaron a ver una fábrica, esta era de jade. Y en Pekín nos llevaron a una fábrica de perlas también, creo que s eme olvido comentarlo, la verdad es que con tantas fabricas ya he preferido olvidar tanta visita “comercial”. Nada más bajar de la furgoneta donde el museo nos dimos cuenta que esta ciudad ya era más auténticamente china, con poca influencia del turismo pese a ser desde donde salen los cruceros del rio yangtse. Y es que nada más bajar todos los chinos del alrededor nos miraban y señalaban con risitas. Durante nuestro mini paseo, porque casi toda la visita fue desde el coche, los chinos nos saludaban y señalaban, como si fuéramos un bicho raro ahí. Como decía en el museo vimos principal y únicamente camas antiguas chinas, que según el escalafón social que se tuviera, si era una concubina, o la esposa principal tenia mas escalones en la parte superior de la cama o menos. Era interesante, las cama, originales, conservaban la policromía y los detalles muy bien, y era fácil imaginarse esas camas en una casa o palacio chino. Después, en la tienda, nos enseñaron unos dibujos sobre las hojas de los arboles, le quitan la clorofila y pintan encima. Eran realmente bonitas. Desde el recorrido en coche pude ver calles con enormes rascacielos junto a pequeños puestos callejeros, neones y templos con una gran cantidad de puentes y coches. También pudimos vislumbras de lejos el que será el edificio de la opera de la ciudad. Y así nos llevaron a la plaza donde el museo de las 3 gargantas donde no entramos, también pudimos coger el teleférico para poder tener una vista de esta ciudad atestada de rascacielos pero ni una dos ni la otra nos llamo la atención porque estábamos cansados por la espera en el aeropuerto y le dijimos a la guía que queríamos ir cuanto antes al barco, poder asearnos, quitarnos de encima todos los bultos y ya algo refrescado ya nos moveríamos. La llegada al puerto daba algo de miedo, esas calles desordenadas, con tantos chinos tirados por el suelo, pero paramos al pie de las escaleras que llevaban a nuestro barco. La vista de la ciudad desde el rio es impresionante, y lo es mucho más cuando llega la noche y Chongquing se transforma convirtiéndose en un espectáculo de luces. Focos en movimiento, carteles de neón, rascacielos iluminados, la noche y sus colores y luces transforma la ciudad en algo diferente. Los alemanes y los chinos llegaron y el barco se abarroto de gente, pero ahora ya puede partir cuando quiera de Chongquing con destino final Yichang. Por el camino pasaremos diferentes ciudades, las Tres Gargantas y acabaremos en la famosa Presa de Yichang. El barco es increíblemente lujoso, y aunque solo son seis plantas hay ascensor panorámico, el servicio bastante bueno aunque guía en ingles.... en teoría había, pero en realidad es como si no estuviera porque como solo éramos dos australianos y cuatro españoles la única que se lo curraba era la guía de alemán, que yo pensaba en Benidorm y la costa española con sus alemanes mayorcitos y el crucero por el yangtse era más de los mismo. Pregunte en las ciudades de parada y muchas guías me dijeron que los extranjeros que visitaban esos sitios eran muy típicos los alemanes y los japoneses. Lo de los japoneses se entiende, lo de los alemanes...

Mis imagenes de Chongquing: aqui

Visita: Mayo 2009

Información para viajar: Pendiente

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...