Amsterdam - Paises Bajos

Amsterdam

A todo el mundo, ya sea bien conocidos o viajes que leo en internet, les encanta Ámsterdam. No tenía previsto visitar esta ciudad ni el resto de los Países Bajos, pero un viaje se trunco y se me ocurrió que como viaje de última hora estaría bien visitar esta zona que tanto llama la atención. Algunos la une con Bélgica, y la verdad es que si no recuerdo mal todo lo que vi de Bélgica no tiene nada que ver. Tendrán un pasado en común pero su aspecto es diferente. Empecé por Ámsterdam, como es donde dormía la visite varios días, y también de diversas formas, a pie, en bus, en barco panorámico...menos en bicicleta, que es lo típico pero yo no sé montar en bici. Por supuesto lo que más me gusto fue recorrer la ciudad a pie porque es de la forma en que mejor puedes ver los detalles, aunque dado mi mala capacidad de orientación lo lógico es que la primera vez acabara en dirección contrata a la deseada, buscando la Plaza Dam y el Palacio Real, lugar muy céntrico por donde ya había pasado al llegar de noche, acabe en el Barrio Rojo. La verdad es que dicen que este negocio nunca duerme pero a las siete de la mañana solo eran calles estrechas vacas, tranquilos canales pequeños, con sus cisnes nadando tranquilos, y solo vi a un par de hombres cerca de la vieja catedral, ni luces, ni ventanas mostrador, ni sex shops.... bueno, sí que las vi pero más avanzado el día. Pero finalmente fui a la plaza Dam, el palacio Real esta restaurándose pero tampoco estropeaba la visión dado que cuando fui era la semana de otoño, vacaciones escolares, y las feria estaban colocadas justo en medio de la plaza. Como consecuencia de las vacaciones la ciudad, que de por sí ya debe estar llena de gente, estaba abarrotada, era casi imposible caminar. Las filas para el museo de cera y la casa del terror eran larguísimas, pero aun con todo eran menos largas que las de otros museos. Caminando desde la plaza Dam la calle más comercial y por la que durante fiestas es imposible caminar, esconce sorpresas como una iglesia, en realidad era una casa, llamada casa papagaya por la figura de uno en su fachada. Era una casa donde daban culto católico a escondidas cuando en Ámsterdam estaba prohibido, se puede visitar pero yo solo la vi abierta un día. A mí me pareció por dentro igual de interesante que la casa de Anna Frank (otra que también tenía una buena fila de entrada). Siguiendo con esa calle hay callejuelas, casas y patios que eran remansos de tranquilidad. Así, entre pequeños detalles, se va llegando al Mercado flotante de flores y de ahí ya empecé a andar viendo pero no reteniendo el nombre de canales, torres, iglesias y algún que otra detalle. Recorriendo los canales hacia el Newmarkt acabe metiéndome en el barrio chino, que estaba toda la calle levantada y en obras, no era solo que buscaba pero con mi falta de orientación.... al final regrese donde quería. Como había comentado también visite Ámsterdam en bus, en el centro cogí una excursión panorámica que me llevo a ver el barrio de los museos, alrededor de una gran plaza-parque hay varios museos, todo (excepto el que estaba en restauración) con una gran fila de entrada, realmente no sé si era por ser vacaciones o porque pero no se conseguía bajar de las dos horas de fila para poder entrar a un museo. Lógicamente entiendo que uno de los motivos de la gente para volver sea ver los museos: o ves la ciudad o ves los museos, ambas cosas en pocos días no es muy factible, sobre todo que según mis cuentas debe haber más de treinta museos en Ámsterdam. También visitamos otros barrios, que había visto o vería a pie, pero lo bueno de la visita en bus fue que casi en las afueras visitamos un molino junto al rio Amster, lo vimos por fuera porque es una casa habitada pero el molino de Ámsterdam no estaba dentro de mi guía. Por el rio solo circulaba algún que otro piragüista y por la ribera varios patos. De regreso cogí el barco panorámico, que no me mostro más que los mismos barrios desde el agua, con dos ventajas, ver como son de estrechos algunos de los puentes y ver la casa más estrecha de Ámsterdam, en las fotos veréis el número siete de una casa con una puerta y un pico son una ventana, a su lado, otra más grande es el numero cinco. Como comentaba andando me visite los canales septentrionales y meridionales y junto a la casa de Anna Frank podemos llegar al Jordaan, donde es muy recomendable pasear por las calles de esta barrio, hay casas que sorprenden por sus detalles en las puertas, o sus formas, y todo es tan tranquilo y esta tan bien cuidado que así, aun con lluvia como tuve, da gusto pasear. También encontré ahí la casa mas adornada de todas para Hallowen (hay foto). Pase también mucho por la Estación Central dado que es ahí donde cogía el tren para desplazarme, cerca de la estación esta la iglesia de san Nicolás, es católica y por lo que descubrí el domingo, a la una dan misa en español (al pasar por ahí oí hablar a todo el mundo frente a la puerta en español y me pico la curiosidad). Visite como museos el Nemo, que estaba lleno de niños con sus padres, y el barco Ámsterdam, una réplica de un antiguo barco holandés y querría haber visitado el museo marítimo pero estaba en restauración...

Mis imagenes de Amterdam:aqui

Visita: Octubre 2009

Informacion para viajar a Holanda: aqui
....

Comentarios

Entradas populares de este blog

Subir al Waynapichu - Peru

Esqui de fondo en Inari - Finlandia

Paseo en dromedario por Douz - Tunez