Paracas - Perú

Paracas

Nos alojamos en un hotel cerca del océano, que desde el balcón de la habitación de podía ver. La carretera era toda de tierra, y es que el asfalto brilla por su ausencia. El pueblo de Paracas no es muy grande, un paseo junto al océano con todo tiendas y restaurantes, y sobre todo muchos mercadillos. Tampoco tuvimos mucho tiempo para disfrutarlo, nada más llegar a Paracas fuimos de la estación de autobuses al hotel, y nada más dejar las cosas en el hotel salimos hacia el aeropuerto para tomar el vuelo en avioneta para ver las líneas de Nazca y Palpa. A la vuelta a Paracas seguimos el paseo marítimo, donde están los hoteles de lujo, y las casas y muelles privados. Por ahí se puede pasear hasta las seis de la tarde que cortan el acceso. Nos encontramos a algunos turistas italianos que, como nosotras, estaban paseando y admirando las casas de los ricos (por el lujo que tenían y porque estaban en primerisima línea de oceano), además de mirar el océano y sus barcas. Cuando las olas empezaron a mojar el paseo, y posiblemente a nosotras si no nos movíamos, decidimos volver. Puedo decir que lo mejor de Paracas fue el anochecer sobre el océano (aunque no pude ver mucho más del lugar).

Visita: Noviembre 2011

Mis imagenes: Pendientes

Informacion para viajar: aqui

Comentarios

  1. Hola,

    Con las ganas que tengo de visitar Perú !! Tomo buena nota de todos los relatos del viaje.

    Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Jerusalen - Israel

Subir al Waynapichu - Peru

Esqui de fondo en Inari - Finlandia