Museo Arqueologico de Napoles - Italia

Visita y práctica de baile en el Museo Arqueológico de Napoles 

Tras la comida y un rápido cambio de ropa cogimos el autobús que nos llevó al Museo Arqueológico de Nápoles. Según el programa inicial esta tarde íbamos a ir al Palacio Real de Caserta pero debido a un cambio en la directiva los permisos para entrar en ropa de época (no, no se puede entrar a los sitios vestidos como uno quiera) fueron cancelados. Pero Margarita consiguió, en poco tiempo, encontrar un reemplazo, visitaríamos el Museo Arqueológico de Nápoles, con la exposición de Cánovas, y tendríamos la práctica de baile entre las esculturas de la Sala Farmeso. Yo ya había estado en el museo arqueológico la primera vez que estuve en Nápoles, y pasé varias horas recorriéndolo, y sorprendentemente el museo no había cambiado ni un poco, así que excepto la exposición de Cánovas, el resto del museo ya me lo había visto en su día, por lo que el tiempo libre de visita se me hizo un poquito largo, para entretenerme me dediqué a observar a la gente. Lo primero de todo al entrar todos los turistas se quedaron mirándonos, éramos dos autobuses de 60 personas llenos y vestidos de época que llegamos y entramos en fila en el museo, no son precisamente poca gente. Nada más entrar ya se mostraba una exposición de algunas de las esculturas así que casi todos revoloteamos por la entrada, según Margarita el baile era en la sal del Toro pero no sabíamos localizarla, Oxana, tan simpática ella, mandó a su marido Dimitri a ir a buscar un folleto en español del museo para buscar la sala. Ni en ruso ni en español la encontramos, pero al final era la sala del toro Farmeso. Una de las mejores imágenes eran las escaleras del museo pero con tanto turista no había forma de imaginarse la escena con solo nosotros, así que volví a recorrer las salas del museo, empezando por la zona donde se muestran los resto romanos de los lupanares de Pompeya, y luego el resto del museo. El museo es muy grande y como recordaba haberlo visto hubo momentos en los que me dediqué a estar sentada descansando (y no fui la única). No sé cuánto cuesta la entrada pero si te gustan los museos, hace años valía la pena la visita y hoy en día sigue valiendo la pena, aunque está igual de desordenado que hace años, aquí, en Nápoles, parece que no pasa el tiempo. Finalmente subí a la zona superior donde había más esculturas de la exposición de Canovas, aquí pudimos ver algunas esculturas famosas como Las tres Gracias o la Venus Victoriosa, y que incluso yo que no he estudiado arte las reconocí. La más curiosa, dado nuestros atuendos, fue la escultura de Paulina Bonaparte como Venus victoriosa. Esta escultura forma parte de la serie de mujeres tumbadas que se producen en esa época, como Madame Recamier de David y las Majas de Goya. Paulina yace aquí desnuda, según el estilo Imperio, en consonancia con la recuperación arqueológica del mundo clásico, los recientes descubrimientos de Herculano y Pompeya y la toma de modelos históricos. Aquí lo más curioso eran los puntos negros que cubrían toda la escultura, más tarde investigué al respecto (lo había estado hablando sentados con uno de los holandeses) y resulta que es el método que usaba Canovas para crear copias de las esculturas. Había una máquina de sacar puntos o puntómetro para lograr un copiado. Cuantos más puntos se transportan del modelo al bloque, más precisión se alcanza en la reproducción. Una vez sacados los puntos el acabado final se realiza por medio de la talla directa. Con el sacado de puntos, el maestro realiza una figura en barro y serán los operarios los que se encarguen de realizar el resto. De esta forma el artista ganaba tiempo para seguir creando hasta que retomaba la escultura los últimos retoques. Canova exponía en su taller distintos modelos en yeso; una vez elegido uno por el cliente, era copiado en mármol. Con el sacado de puntos, un modelo puede repetirse tantas veces como se quiera. Me resultó una información muy curiosa, pero también es como ver una escultura que realmente no la creó del todo el autor. Además de las esculturas, el techo de esta sala era como el de un palacio, todo decorado y con unas enormes puertas, con museos como palacios es un lujo pasear vestido de época. En la parte superior de la escalera muchos se dedicaron a recrear escenas de época, y ahí es cuando yo me coloque en la escalera y me dedique a observar. Finalmente (fueron dos horas libres para visitar el museo) nos acercamos todos a la sala Farmeso, había algunos turistas, no muchos porque ya era más tarde y no es una de las salas principales ni la que más turistas atrae, que se quedaron a vernos bailar. Aquí, como es usual, el maestro Donald Francis nos enseñó los pasos de cada baile, y luego bailamos con la música entre las esculturas del museo. No deja de ser curioso eso de bailar entre las gigantes esculturas de la sala Farmeso, la pena era la acústica, bastante mala para escuchar las directrices del maestro de baile. Además de los bailes habituales nos enseñó un baile basado en la coreografía de Gennaro Magri. Magri fue el maestro de baile del Palacio de Caserta en 1773. Estuvimos bailando hasta las siete y media, hora en la que el museo cierra sus puertas.

Visita: Mayo 2019

Mis imágenes:
Fin de semana Napoleónico en el Golfo de Napoles
Fin de semana napoleónico en el Golfo de Napoles II

Información para viajar: Jane Austen Florence Society

Comentarios

Entradas populares