Camino de Santiago V: De Arzua a Pedrouzo - España

Camino de Santiago V: De Arzua a Pedrouzo

Salimos de Arzua camino a Pedrouzo y como es costumbre nada más salir y empezar el camino nos colocamos las capas de agua, que son como nuestra segunda piel desde que comenzamos el camino. Al poco de comenzar, y tras pasar un par de caminos embarrados y alguna cuesta, me percato que el día está muy soleado así que no solo me quito la capa de agua sino que me paro, justo antes de comenzar otra cuesta, para cambiarme de ropa. La temperatura que nos ha acompañado durante el camino ha sido muy agradable, con la lluvia no lo hemos notado pero se podría decir que hacía calor para ser noviembre y estar en el norte de España. Así que me cambio los pantalones que llevo por otros de treking que uso en verano, más la camiseta de manga corta. Por una vez hago uso de la mochila que llevo a cuestas todo el camino. Alguna vez tiene que haber alguna ventaja de llevar tanta cosa a cuestas, como un caracol, y esta vez hago provecho de ello. Tras dejar toda la ropa de invierno en la mochila continuo el camino (y la cuesta) y durante todo el día el sol nos acompañaría así que hoy luciríamos más que nunca la manga corta. Tal vez porque hace mejor día nos encontramos con muchos más peregrinos que en las etapas anteriores. Aunque ningún día han faltado los coreanos (no sabía que había tantos peregrinos coreanos en el Camino). El camino discurre por caminos cubiertos de castaños y eucaliptos, de vez en cuando los árboles dejan paso a las vistas, que son solo de prados verdes y cruzamos varios pueblos que parecen deshabitados (algunos tienen los bares y terrazas cerrados, por lo que entiendo que en época estival eso está abierto y lleno de peregrinos). Encontramos muchas setas, de todo tipo, forma y color. Alguna pequeña cuesta y asi hasta que casi ya estamos desesperados por encontrar un pueblo con gente, para poder descansar, ir al baño y comer algo. No es que no podamos hacerlo en el campo pero mejor si tenemos un bar. Tras pasar el pueblo abandonado por fin encontramos el primer bar del camino, aquí nos vamos encontrado el grupo, que hoy ha salido más separado que nunca, y que mañana seguirá así, cualquier diría que nos hemos enfadado dado que cada una va sola y a su ritmo, aquí por menos esperamos a todas en este bar, donde no hay ni un rincón en la pared sin escribir y donde cuelgan camisetas de todo tipo con las firmas de los peregrinos que han pasado por ahí y las han dejado de recuerdo. La adjunta al grupo en el camino saca su camiseta de Venezuela y todas firmamos en ella. Aquí nos regala una pulserita con la concha de Santiago de forma que las siete llevamos una igual. Así seguimos la carretera hasta entrar otra vez en caminos cubiertos por lo árboles y pasamos una placa en homenaje al peregrino Guillermo Watt que murió haciendo el camino. Salimos de los caminos de árboles para llegar a la carretera donde, después de pasar un molino de viento al estilo del viejo oeste, se alcanza la figura gigante de la mascota del Xacoveo: Peregrin (que ha ido apareciendo en alguna ocasión durante el camino). Aquí es donde se llega al cruce más peligroso de todas las etapas que hemos tenido. Seguimos el camino de nuevo bajo árboles hasta llegar a pasar por debajo de un túnel que deja a nuestra izquierda un arco donde en el centro, debió estar la figura de Santa Irene pero que ahora tienen una bota abandonada y rota. Un poco más adelante está la fuente y la ermita (que es privada). La fuente de Santa Irene tiene varias leyendas a su alrededor y la zona que rodea la ermita es donde cuenta la historia que en el 1808 las tropas napoleónicas, en su camino a Santiago, entraron y robaron en el lugar antes de ir a dormir al atrio de la iglesia parroquial de Arca, por desgracia la fuente como el resto están a manos del vandalismo. De aquí el camino sigue hasta Arca y de aquí no tarda en llegar hasta el pueblo de O Predouzo. En vez de cruzar la carretera y seguir el camino de Santiago (y llegar al centro del pueblo) sigo la indicación de la carretera a mis pies que me indica que tengo que desviarme a la izquierda y entrar al pueblo desde la carretera para poder llegar al albergue donde tengo planeado ir, este desvío permite llegar antes al destinos final dado que las liebres que estaban por delante mío llegan al albergue después de que yo ya haya llegado y elegido literas (en este albergue se elige el número de literas y te registran). Llegué a la vez que un grupo de brasileños, pero todavía no había llegado mucha gente por lo que había suficientes literas para elegir un bonito rincón donde estar las siete recogidas. El albergue tiene en su entrada donde están las mesas unos murales con varias imágenes con frases interesantes. Como de costumbre nos fuimos a comer tras descargar todo el equipaje. Hay muchos bares y restaurante en la calle del pueblo donde estaba el albergue así que solo tuvimos el problema de decidir cuál de todos. Al final comimos muy bien y nos reímos mucho con el camarero, que nos gastó alguna que otra broma. Tras comer fue el proceso de siempre, aproveché para preguntar al del albergue sobre la hora en la que la iglesia abría, hasta ahora todas las misas eran a las siete perro esperaba no tener que repetir lo de Arzúa. Fue una suerte que volviera a preguntar porque aquí la misa la hacían antes: a las seis de la tarde. Por lo que es cercana a esa hora cuando estaría la iglesia abierta. Así nos acercamos hacia la iglesia, bien señalizada con carteles y un cruceiro de camino, y mientras u hombre tocaba la campana hice fotos al lugar. No estaba haciendo fotos al hombre, no es la primera vez que veo tocar una campana para llamar a misa pero me resultó curioso que me diera la espalda, y cuando los brasileños o yo preguntamos por cuando abría la iglesia nos respondió de muy malos modos y nos dejó como estábamos; con la duda. Una pena pero desde Arzúa hasta el final del camino ya no encontré a la gente agradable y simpática que había estado viendo durante el resto del camino. Lo comenté con el grupo y no soy la única que se dio cuenta de esto. Esas cosas se sienten. La iglesia de Pedrouzo es muy bonita, es pequeña y poco decorada por fuera, parece hasta una ermita nueva, pero por dentro el altar es toda una enorme concha de Santiago dorada. Y el sello, el más grande que tuve del camino, estaba en una mesa justo al entrar a la iglesia. Cuando salimos de la iglesia un peregrino que llevaba mejor ritmo que nosotras (por los horarios de salida y llegada que llevaba), nos comentó que para el día siguiente daban más lluvias que el lunes. El lunes fue el día en el que empezamos el camino, ese en que llegamos con los pies formando charcos de agua dentro de las botas de goretex. También nos comentó que ese año, aparte de la compostelana también se podía recoger la cotolaya que es el diploma que te dan porque este año era el 800 aniversario de que San Francisco de Asís hiciera el camino de Santiago. Por nuestra parte le informé que no teníamos que madrugar más de lo habitual porque aunque no llegáramos a las doce cuando es la misa del peregrino, porque había otra misa de peregrino por la tarde (más exactamente a las siete de la tarde). Lo cierto es que me hizo dudar porque decía que no, pero al final yo tuve razón, lo que pasa es que esa misa no la anuncian en internet, aunque existe.

Visita: Noviembre 2014

Mis imagenes: Pendientes

Información para viajar:
Alojamiento
Guia del Camino
Transporte de mochilas

Comentarios

Entradas populares de este blog

Subir al Waynapichu - Peru

Esqui de fondo en Inari - Finlandia

Paseo en dromedario por Douz - Tunez