miércoles, diciembre 10, 2014

Cascadas de Hortas - España

Fervenza das Hortas 

El día anterior en Melide habíamos visto en la guía que en los alrededores de Arzua había tres sitios recomendables para visitar: una fábrica de miel, una presa y su transbordador y las cascadas de Hortas (Fervenza das Hortas es el nombre con el que las encontramos, luego deduciríamos que fervenza es cascada en gallego). Para ir decidimos visitar solo las cascadas y tras comer en Arzúa quedamos con los taxis para visitarlas. El taxista también nos sugirió llevarnos a los otros dos sitios pero como somos varias y cada una organiza sus finanzas nos quedamos solo con las cascadas. Como hicimos con el castillo de Pambre incluíamos en el precio el ir, el esperar hasta que hiciéramos nuestras fotos en plan japonés, y el volver. Tuvimos mucha suerte dado que aunque por la mañana nos había estado lloviendo por la tarde, aunque se levantó algo de viento, no cayó ni una gota de agua, por lo que tuvimos, como en el castillo, una magnifica suerte. Dejaron los taxis en la explanada donde está el cartel natural de la cascada y bajamos la pendientes hasta llegar debajo de la montaña donde escondida se encontraba la cascada. Los taxista muy amables nos acompañaron todo el camino hasta abajo, esperaron ahí, nos hicieron fotos grupales y luego subieron de vuelta con nosotras. Desde arriba había unas vistas magnificas de las montañas todas verdes y el cielo gris de fondo. La bajada es a través de la vegetación y en la zona donde hay escaleras ponen cuerdas para evitar la caída en pendiente al bajar no se nota mucho pero al subir se puede apreciar que hay bastante cuesta. Tras sortear mucha vegetación por fin se llega a ver la cascada. En reaidad se odría decir cascadas porque son dos saltos de agua, uno más abundante que el otro. El agua cae desde una altura suficiente para que se vea muy bonita, hay varios chorros de agua que caen que luego siguen su curso formando cascadas mucho más pequeñas y rápidos. Algunas locas del grupo de mojaron para llegar justo debajo de la cascada más grande. Otras seguimos a los taxistas que nos guiaron hasta el antiguo molino para ver las otras pequeñas cascadas que forma el río. Hay una leyenda sobre la cascada que a veces toma el nombre de Santa Maria por esta leyenda. Es un paisaje precioso y muy recomendado de visitar. Tras hacer todas las fotos posibles y esperar a que las que había ido justo debajo de la cascada regresaran volvimos para subir la cuesta hasta los taxis y volver a Arzúa. El lugar es muy recomendable y el taxista nos comentó que nunca había visto las cascadas con tanta agua. Normal, pensé yo, con la de agua que estaba cayéndonos era imposible que en otros momentos el río tuviera más agua. El precio de la excursión nos salió muy bien y además tuvimos al taxista Manuel (639311633) y su compañero haciendo de guía, sin que se lo pidiéramos. Lo cierto es que tanto en la vista de Pambre como en esta tuvimos mucha suerte con los taxis; que nos salieron bastante bien de precio (para este caso llamamos a unos tres o cuatro y nos quedamos con el presupuesto más barato para las siete) y además nos dieron varias explicaciones y consejos como si fueran guías, cuando no tienen por qué hacerlo.

Visita: Noviembre 2014

Mis imagenes: Pendientes

Información para viajar: Pendiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...